Industria

Industria

Francia considera que la cooperación europea es un obstáculo para los programas de armamento

Francia debería limitar sus socios internacionales a dos o tres naciones en los programas cooperativos de armas, y debería elegirse a un solo contratista principal, dijo la Oficina Nacional de Auditoría en un informe sobre la cooperación europea en cuestiones de armamento.

Además, un informe del 17 de abril subrayó la necesidad de que los socios “compartan la misma voluntad política de invertir constantemente” y de que Francia esté preparada para asumir la gestión del proyecto.

Francia también debería conceder un papel más importante a la OCCAR, la agencia europea de gestión de proyectos, y sólo lanzar un programa cuando el “realismo” del apoyo presupuestario esté asegurado, dijo la oficina. La Direction Générale de l’Armement debería crear una oficina para hacer un seguimiento de los avances de la Unión Europea hacia una política de defensa europea y la creación de fondos de investigación para la tecnología militar, dijo la oficina.

Las recomendaciones se basaron en el estudio de la oficina sobre las ganancias y pérdidas francesas en los principales programas europeos: Misil tierra-aire Aster, Avión de transporte A400M, Helicóptero de ataque Tigre, Helicóptero de transporte NH90, Fragata multi-misión FREMM y Portaaviones franco-británico.

En general, la tecnología de los sistemas de armas es avanzada y costosa, lo que retrasa la entrega y pone en dificultades a los Ejércitos, según el informe. El retraso en la entrega se debió sólo en parte a problemas tecnológicos, ya que Francia también ralentizó el desarrollo debido a la presión presupuestaria.

En promedio, un recorte del 15 al 20 por ciento en el presupuesto de un programa llevó a una caída del 30 al 40 por ciento en el número de unidades producidas, según el informe.

“El Aster es un éxito, a pesar de los grandes retrasos en el desarrollo”, dijo la oficina. El contratista principal, MBDA, se ha reestructurado para reunir “la mejor capacidad europea” y los países socios han aceptado los requisitos.

Gran Bretaña, Francia e Italia son socios, con la Marina Real Británica armando la fragata de defensa aérea Tipo 45 con el misil Aster.

El A400M soporta grandes cargas y vuela a larga distancia, pero el contratista principal aún tiene que ofrecer todas las capacidades tácticas, según el informe. El desarrollo continúa en medio de “a veces tensas relaciones” entre las naciones clientes y Airbus.

El Tigre es un “costoso éxito tecnológico”, según el informe. Una carga presupuestaria llevó a Francia y Alemania, naciones socias, a recortar los pedidos de helicópteros de combate. El coste unitario francés del Tigre aumentó un 44% en 2005 cuando París redujo la orden previsional de 215 a 120. El costo unitario aumentó otro 39% después de que las adquisiciones cayeron a 71 unidades.

El coste unitario francés para el NH90 subió un 28 por ciento, ya que los pedidos cayeron en 2013 de 160 unidades a 101. Hay 22 versiones del helicóptero de transporte, que reflejan los requisitos específicos de las naciones clientes.

Francia redujo su pedido de FREMM a ocho, de una flota inicial de 17 fragatas multi-misión. Francia e Italia compartieron los costes de desarrollo, mientras que Italia mantiene un pedido de 10 unidades.

En un intento fallido de cooperación europea, Francia se retiró en 2008 de un plan para construir con Gran Bretaña un portaaviones común. Los dos socios habrían compartido los costos de desarrollo y comprado equipo común. Pero el entonces presidente, Nicolas Sarkozy, se retiró de ese proyecto, que le costó a Francia 200 millones de euros (246 millones de dólares) en trabajo de desarrollo.

Fte. Defense News 

Compártelo en las redes sociales


Los comentarios están cerrados.