Tecnologías

Tecnologías

El futuro de la guerra electrónica en Europa

El enemigo probable ha desarrollado un completo conjunto de herramientas de ataque electrónico (EW). El objetivo de la EW es degradar, neutralizar o destruir el equipo, las instalaciones o el personal del enemigo, y puede incluir la interferencia o el disimulo (spoofing) del uso propio del espectro electromagnético (EMS) por parte del enemigo, así como los sistemas de energía dirigidos, incluidos los láseres, las armas de radiofrecuencia y los haces de partículas.

Como se ha visto en conflictos recientes, el desafío ha aumentado de forma notable, con enfoques cada vez más capaces contra los sistemas y el personal militar y civil. Mediante el uso de equipos de alta potencia, el adversario podría denegar el uso de partes del EMS y también atacar a enlaces de datos y portadores, como las comunicaciones Link 16 y VHF en las que confían las fuerzas de la OTAN. Los sistemas de denegación como estos hacen muy difícil que funcionen los sistemas sensibles de guerra electrónica (EW), además de que pueden desplegarse fácilmente a nivel de batallón para causar perturbaciones significativas.

Una alternativa a esta denegación mediante el uso de dispositivos de alta potencia son los dispositivos electrónicos locales, que actúan como “minas terrestres EW”, que transmiten datos espurios con el fin de engañar y saturar el sistema EW enemigo con señales falsas. Esto también haría mucho más compleja la determinación de la dirección de emisión (direction finding). Del mismo modo, un adversario puede simplemente retransmitir todo el tráfico de EMS de los últimos días, lo que aumenta la carga de procesamiento de EW.

Las acciones de los separatistas pro-rusos en el este de Ucrania demuestran claramente que las capacidades de ataque electrónico desplegables superan las estimaciones de la OTAN. La invasión de Ucrania fue precedida por una amplia actividad de interferencia para perturbar las operaciones de mando y control. A gran escala, esto se extendió más allá de los objetivos militares e incluyó ataques comerciales cibernéticos y de telecomunicaciones, lo que tuvo un impacto significativo en coordinación con tácticas más tradicionales.

El comandante de las Fuerzas de Guerra Electrónica rusas, el general de división Yury Lastochkin, ha declarado que el equipo de guerra electrónica de su país supera al de Occidente, mientras que el teniente general Ben Hodges (retirado), ex comandante del Ejército de Estados Unidos en Europa, describió las capacidades rusas de guerra electrónica en Ucrania como “llamativas”. Aunque las capacidades reales pueden no estar a la altura de sus expectativas, la naturaleza controvertida del futuro entorno operativo no está en duda.

Evolución futura

Para proporcionar ventaja continua en la capacidad, el sistema de alerta temprana del futuro debe ser capaz de operar en un entorno complejo, multidominio, multiorganización y multinacional, que una la alerta temprana con los efectos cibernéticos en una capacidad unificada. Todo esto debe lograrse teniendo en cuenta la relación calidad-precio, la escalabilidad del sistema y la continuidad de la experiencia del usuario.

Por lo tanto, los sistemas EW deben ser fácilmente modulares y escalables, proporcionando mejor cobertura y reduciendo la vulnerabilidad a los ataques electrónicos y físicos. Para combatir la creciente congestión del EMS, el sistema de alerta temprana del futuro tendrá que ser más selectivo, con el fin de ofrecer “direction finding” precisa en entornos urbanos, al tiempo que resistente al spoofing y la saturación. Para hacer frente con eficacia al ruido de la red generado por las comunicaciones tácticas civiles y militares benignas, también tendrá que ser capaz de procesar grandes cantidades de datos para su análisis en tiempo real.

Los sistemas de alerta temprana del futuro tendrán que obtener datos de otras fuentes, como vehículos aéreos no tripulados, para optimizar los activos de inteligencia, vigilancia, adquisición de objetivos y reconocimiento (ISTAR), contribuyendo de forma más eficaz al apoyo táctico sobre el terreno. El uso creciente de los teléfonos inteligentes y de las tecnologías punto a punto, también requiere la capacidad de hacer frente a las aplicaciones de comunicación de voz y datos a través de redes celulares y WiFi.

También es posible que, los futuros sistemas de alerta temprana también tengan que actuar como torre de telefonía móvil para uso de las fuerzas de la OTAN, de modo que puedan desconectarse las redes civiles locales.

La Iniciativa de Interoperabilidad de la Asociación se puso en marcha en la Cumbre de la OTAN en Gales en 2014, con la intención de que los socios puedan contribuir y responder de forma más eficaz a cualquier crisis futura; la consecución de una verdadera interoperabilidad entre las fuerzas de los socios de la OTAN supondría la adopción de normas, reglas, procedimientos y equipos armonizados. A medida que los socios de la OTAN trabajen para alinear más estrechamente sus capacidades C4ISTAR, la EW desempeñará un papel más importante y el Electronic Warfare Working Group de la OTAN está trabajando para hacer frente a este reto definiendo una futura hoja de ruta de la capacidad.

Siendo necesario un cambio de cultura entre los socios, será necesaria una colaboración estrecha y abierta, centrada conjuntamente en un ecosistema de arquitectura común. Paralelamente, también debe haber un cambio en la forma en la que se identifica y adquiere la capacidad y los sistemas para proporcionar agilidad a las operaciones de la OTAN. Esto debe apoyar tanto las necesidades futuras previstas como los requisitos operativos urgentes, evitando al mismo tiempo los problemas del pasado causados por problemas heredados en los que los equipos no pueden escalarse para satisfacer las necesidades futuras.

Cambiando el espacio de batalla

Los aliados occidentales están pasando del combate contra la contrainsurgencia, necesario en Irak y Afganistán, a la mejora de las capacidades de inteligencia de señales y de alerta temprana para hacer frente a un adversario híbrido y de capacidades próximas a las nuestras, en el que la dominación del ES y la libertad de maniobra en su seno desempeñarán un papel cada vez más importante.

Aunque la OTAN está invirtiendo en EW en términos de adversarios y capacidad de adiestramiento, siempre habrá necesidad de ataques aéreos operativos, incluyendo los efectos negación y spoofing, junto con las técnicas emergentes de ciberataque táctico. De hecho, negar la libertad de maniobra en el EMS sigue siendo el método más eficaz para un adversario.

Por lo tanto, el desarrollo eficaz de la alerta temprana abarcará tanto los sistemas militares tácticos tradicionales como la infraestructura móvil y de Internet, con la necesidad de una mayor interoperabilidad, precisión, sensibilidad, agilidad y capacidades de procesamiento, junto con una resistencia a una interrupción dirigida de alta energía.

Fte. Army Technology

Compártelo en las redes sociales


Los comentarios están cerrados.