Tecnologías

Tecnologías

Influencia de la Inteligencia artificial en el futuro campo de batalla

La Inteligencia Artificial (IA) será inevitablemente, una de esas tecnologías que permitirán a los soldados sobrevivir en el campo de batalla y ganar, dijo el 2ºJefe de Estado Mayor del Ejército, el General James C. McConville.

McConville habló en la National Defender Investigator Association-sponsored Army Science & Technology Symposium and Showcase.

La inteligencia artificial implica algoritmos de software, que permiten que un dispositivo computacional aprenda mientras procesa la información y cambie automáticamente sus opciones de acción, basándose en parámetros establecidos por el diseñador de la máquina. La IA también puede procesar datos a velocidades extremadamente altas.

Los programas de IA también pueden examinar enormes cantidades de datos, determinar qué datos son importantes, simplificar los datos y presentar opciones a los operadores o comandantes.

La IA podría tener muchas aplicaciones útiles, dijo McConville. Por ejemplo, cuando se combina con sensores en vehículos y aeronaves, la IA puede ayudar a determinar el mejor momento para realizar el mantenimiento o reemplazar piezas.

Si una formación de vehículos tácticos atraviesa una zona en la que se sospecha que hay artefactos explosivos improvisados enterrados, podría tener sentido que el vehículo líder opere sin tripulación y con autonomía gracias a la IA, dijo. Lo mismo podría aplicarse a la formación de una aeronave líder que se adentra en un espacio aéreo muy disputado.

En el futuro, la función de la IA podría controlar el cargador robótico y los mecanismos de disparo o proporcionar capacidades de reconocimiento de objetivos en apoyo a los soldados en el combate terrestre.

Sin embargo, la IA y los robots nunca sustituirán a los soldados en el campo de batalla. McConville dijo que, en cualquier sistema no tripulado o autónomo, habría que contar siempre con una persona que tome las decisiones de carácter ético acerca de si atacar o no a los objetivos.

El Dr. Thomas Russell, subsecretario adjunto del Ejército para investigación y tecnología, dijo que una vez se le pidió que explicara el “Third Offset” (entendemos que se trata de la tercera forma de la acción, junto al fuego y al movimiento, en la que hay que superar al enemigo-Nota del traductor) en una sola palabra. Esa palabra sería “velocidad”, dijo.

Quienquiera que actúe primero en el campo de batalla ganará, dijo. “Tenemos que ser más eficientes en todo lo que hacemos y la IA nos ayudará a serlo”.

Estamos en la infancia de la IA, dijo, prediciendo que la IA residirá en los sistemas de armas del futuro. “Actualmente no reside en nuestras plataformas. Lo que ahora llamamos IA es sólo una buena analítica de datos, no IA”.

El Departamento de Defensa reconoce la importancia de la IA. Recientemente, el Subsecretario de Defensa Patrick Shanahan firmó un memorando para establecer el Centro Conjunto de Inteligencia Artificia,l con el fin de acelerar la investigación en IA y, en última instancia, el uso de ésta sobre el terreno por los ejércitos.

La industria también está ayudando en ese esfuerzo. El capitán de navío retirado de la Armada Frank J. Michael, vicepresidente senior de la NDIA, dijo que esta empresa pronto establecerá una “Comunidad de Influencia de Inteligencia Artificial” para crear sinergias entre sus 65 divisiones, comités, grupos de trabajo y afiliados.

Mary Miller, que desempeña las funciones de secretaria adjunta de Defensa para Investigación e Ingeniería, dijo que la IA es una de las principales prioridades del Departamento de Defensa, porque será un componente crítico de otras prioridades, como los hipersónicos y los sistemas autónomos terrestres y aéreos no tripulados.

Además de desarrollar la IA, el otro desafío es conseguir que los soldados confíen en ella, dijo. Deben aprender a entender el pensamiento de máquina y la máquina debe aprender a entender la intención del soldado o del comandante.

El Ejército ha se focalizado en seis prioridades de modernización, cualquiera de las cuales podría tener un elemento de IA que las capacite más, dijo McConville. Esas prioridades son: fuegos de precisión de largo alcance; un vehículo de combate de próxima generación; el futuro helicóptero; la red; la defensa aérea y de misiles; y la letalidad de los combatientes.

Además de recurrir a la industria, el Ejército tiene como objetivo aprovechar mejor su propio grupo de talentos interno, dijo. Tal vez haya alguien con un título en el campo de la inteligencia artificial, por ejemplo, pero el Ejército sólo conoce el grado de esa persona y que tal vez sea un soldado de infantería o un logista.

Se espera que el nuevo Integrated Personnel and Pay System, IPPS-A, que se pondrá en marcha en un plazo de dos años, haga un seguimiento de ese tipo de talento y habilidades. Usando el IPPS-A, los comandantes que necesitan tipos específicos de talento y habilidad podrán encontrar a los soldados que lo tienen.

Fte. Army.mil 

Tags: ,

Compártelo en las redes sociales


Los comentarios están cerrados.