Tecnologías

Tecnologías

Investigaciones forenses que podrían salvar vidas en el frente

Los expertos del Laboratorio de Ciencia y Tecnología de la Defensa (Dstl) británico y sus colegas estadounidenses han desarrollado un sistema para identificar las armas utilizadas por el enemigo basado en el análisis posterior a un atentado.

Saber exactamente lo que se ha utilizado en un ataque puede significar que se hagan cambios en el equipo, para protegerse de las amenazas más recientes y salvar las vidas de los soldados en primera línea.

El sistema implica un análisis sencillo y la recopilación de datos forenses en el lugar de los hechos, algo que es esencial hacer rápidamente en el entorno del campo de batalla, junto con una reconstrucción y un análisis más detallados más adelante, para hacerse una idea de lo que sucedió.

Todo, desde la medición de los cráteres dejados por los explosivos hasta el estudio de los patrones de explosión de los proyectiles, puede usarse para identificar con precisión las armas empleadas, incluso hasta el país de origen, porque cada arma deja una “firma” distinta.

El paquete, financiado por Dstl y creado en colaboración con el Centro Nacional de Inteligencia Terrestre (NGIC) del Ejército de EE.UU., está compuesto por sofisticados algoritmos, bibliotecas de datos recopilados y resultados de pruebas en vivo, y puede proporcionar resultados precisos rápidamente, a veces dentro de la hora siguiente a un incidente.

Louis Tutin, jefe de proyecto del equipo de explosivos e IED del Dstl, dijo:

Es como una huella dactilar, podemos identificar con precisión los métodos exactos utilizados por el enemigo, y así contrarrestarlo con la mejor protección de nuestras tropas. Antes de este proyecto, nos basábamos en la experiencia y la opinión, ahora podemos respaldarlo con la ciencia. No se puede proteger contra las bombas y proyectiles si no se sabe qué está usando el enemigo.

El Reino Unido ha estado trabajando en la recopilación de información de las escenas de atentados desde los despliegues en Irlanda del Norte y posteriormente en Irak y Afganistán. En este trabajo bilateral formal con los EE.UU. se reúnen las mejores prácticas de organizaciones como la Policía Metropolitana, la CIA y el FBI para informar sobre las técnicas de alta velocidad necesarias para recopilar pruebas en un entorno hostil.

El Coronel Charles Crowder, de NGIC, dijo:

La obtención de pruebas en la escena de un crimen es un proceso minucioso, que lleva tiempo. No podemos permitirnos ese lujo; debemos recopilar todos los datos que podamos en un plazo de dos a diez minutos. Con nuestros socios británicos del Dstl, podemos desplegar equipos especializados de respuesta a incidentes en un plazo de 72 horas, que pueden estudiar los vehículos y datos recopilados sobre el terreno para un análisis detallado.

El sistema ya se está utilizando por el Dstl, proporcionando un recurso en tiempo real para las tropas sobre el terreno, y está previsto que el Ministerio de Defensa lo apruebe oficialmente en los próximos meses.

Fte. Defence Science and Technology Laboratory

Compártelo en las redes sociales


Los comentarios están cerrados.