Tecnologías

Tecnologías

La Fuerza Aérea ensaya una guerra sin GPS

Las fuerzas armadas estadounidenses dependen preocupantemente del GPS. Los satélites de posicionamiento global dicen a los aviones dónde se encuentran, les proporcionan información acerca de los objetivos para las armas inteligentes, y dan soporte a los sistemas de comunicación y navegación. Pero en una guerra contra un adversario tecnológicamente avanzado, como China, Rusia o Irán, los GPS podrían verse comprometidos, engañarse o destruirse por completo.

Entonces, ¿cómo se entrena la Fuerza Aérea de EE. UU. para tal escenario? Simplemente, apagándolo.

El Red Flag es el principal ejercicio de adiestramiento de la Fuerza Aérea, que reúne a los escuadrones de cazas, bombarderos, tanqueros y aviones ISR, conjuntamente con selectos aliados, para un adiestramiento coordinado en el campo de pruebas y adiestramiento de Nevada de 5.000 millas cuadradas (NTTR, por sus siglas en inglés). Para el Red Flag 2018, que arrancó a finales de enero y durará hasta el 16 de febrero, la Fuerza Aérea apagará el GPS, obligando a las tripulaciones a realizar misiones de ataque sin su guía satelital.

Con el apagón la precisión delos aviones será menor, pero también podría resultar dañado el espacio aéreo adyacente, lo que podría perturbar los aviones de pasajeros y aviones privados en partes de Nevada, California, Arizona y Utah. Las aeronaves civiles afectadas tendrán que recurrir a otras radiocomunicaciones a bordo, a sistemas de navegación inercial (SIN) o confiar en los vectores de radar de control del tráfico aéreo.

Este no es el primer apagón autoimpuesto de la Fuerza Aérea, que ya lo ha hecho previamente durante otros ejercicios Red Flag en Alaska. En este caso la Fuerza Aérea dijo a Popular Mechanics, que tendría” poco o ningún efecto” para las aeronaves civiles.

Las tripulaciones de la USAF comenzaron a volar misiones de entrenamiento sin GPS en 2010, como parte de una iniciativa llamada “Readiness Project 2. En 2013, la Fuerza Aérea desarrolló un sistema llamado Simulated Programmable Aircraft-Embedded Jammer, que permite simular de forma realista la interferencia del GPS en los equipos de un avión sin afectar a otros.

La forma en que la Fuerza Aérea interrumpe el GPS en una gran área como el campo de maniobras de Nevada se ha desarrollado a lo largo de más de una década, pero sigue estando clasificada

Para llevar a cabo un apagón de este tipo se requieren intensos niveles de coordinación y recursos interinstitucionales, pero presenta una oportunidad de entrenamiento realista y sin GPS como ninguna otra. El resultado es “la Red Flag mayor de la historia con el mayor número de participantes, destacando el equilibrio entre la eficiencia del entrenamiento y la eficacia de la misión”, según el coronel Michael Mathes, 414º comandante del escuadrón de entrenamiento de combate, en un comunicado de prensa de la Fuerza Aérea.

Fte. Popular Mechanics 

Compártelo en las redes sociales


Los comentarios están cerrados.