Tecnologías

Tecnologías

Los Marine quieren cientos de botes para operaciones costeras

Navy Special Warfare Rigid Hull Inflatable Boats

El Cuerpo de Marines está trabajando para disponer de una considerable flota de botes propia, postulándose como el responsable futuro del combate en aguas costeras poco profundas, dispersas en grandes extensiones de tierra y agua.

El mayor general David Coffman, director de guerra expedicionaria de la Armada, dice que el Cuerpo quiere poner fuerzas convencionales en pequeñas embarcaciones, para operaciones que van desde incursiones hasta inserciones y operaciones fluviales.

Normalmente, las pequeñas embarcaciones han sido el territorio de las fuerzas de operaciones especiales de la Infantería de Marina y de la Armada, así como de otras fuerzas especiales ribereñas, pero Coffman dijo, que el Comandante del Cuerpo de Marines, el General Robert Neller, le ha ordenado modificar esta situación.

En la actualidad, dijo, la Naval Expeditionary Warfare dispone de alrededor de 800 pequeñas embarcaciones, incluidas algunas de combate, inflables de casco rígido y barcos más pequeños. Si bien los números precisos deseados no se han establecido, sugirió que lo que se necesitan aproximadamente 1.000 embarcaciones.

“La Infantería de Marina en gran medida abandonó lo que llamamos barcos de poca monta … el comandante quiere que volvamos a los botes”, dijo Coffman. “Reconoce que necesita distribuir su fuerza y poder moverse en elementos discretos más pequeños y de diferentes maneras”.

La estrategia para el empleo de estos barcos aún está en desarrollo, pero Coffman afirma que el Cuerpo de Marines quiere poder cubrir una gama más amplia de operaciones marítimas. El Cuerpo, dijo, probablemente quiere desarrollar una familia de pequeñas embarcaciones, desde naves de combate de alta tecnología como las utilizadas en operaciones especiales, hasta embarcaciones de gama baja para escoltas portuarias y transporte de tropas.

Un buen punto de partida para la discusión, dijo, es el barco inflable de casco rígido de 11 metros, o RHIB, utilizado por los Navy SEAL para una variedad de misiones y por la Naval Expeditionary Warfare para realizar la interdicción marítima y el transporte desde y hacia barcos mayores.

Ese diseño, dijo Coffman, sería fácil de “mejorar o simplemente modificar” según sea necesario.

Para la Infantería de Marina, el empleo en pequeñas embarcaciones se ha centrado principalmente en la protección de buques más grandes, dijo Coffman a Military.com en una breve entrevista. Ahora, “gran parte de la idea es intentar cambiar el guion y pasar de la defensiva a la ofensiva”, dijo.

Con las fuerzas costeras de la Armada cada vez más comprometidas en la defensa de barcos mayores en el Medio Oriente, disminuye la disponibilidad para otras misiones, que podrían desempeñar botes pequeños en misiones que proporcionaran ventajas frente a enemigos similares. Invirtiendo en una nueva familia de embarcaciones, eso podría cambiar.

Fte.: Defense Tech

Compártelo en las redes sociales


Los comentarios están cerrados.