Tecnologías

Tecnologías

Mejoras en la bomba no nuclear más grande del mundo

La Fuerza Aérea norteamericana ha desplegado una versión mejorada de la bomba no nuclear más grande de Estados Unidos, un “búnker-buster” de 30.000 libras, que sólo puede ser lanzada desde el bombardero furtivo B-2, y que podría ser usada contra adversarios como Corea del Norte.

Una cuarta actualización a la bomba de Boeing Co., la GBU-57, ha sido completada y actualizadas las que existente en inventario, dijo en un correo electrónico la Capitán Emily Grabowski, portavoz de la Fuerza Aérea. La modificación “ha mejorado el rendimiento frente a objetivos duros y profundamente enterrados”, dijo.

búnker-buster GBU-57

Las bombas conocidas como bunker-busters han estado en servicio en la Fuerza Aérea durante años para posibles ataques contra objetivos enterrados. La GBU-57, seis veces más grande que la bomba de 5.000 libras que la Fuerza Aérea ha tenido durante años, podría ser utilizada si Estados Unidos decidiera atacar instalaciones nucleares subterráneas o de misiles en Corea del Norte, ya que persisten las tensiones sobre el creciente arsenal nuclear de Kim Jong Un.

Tres bombarderos B-2 fueron desplegados en Guam este mes, en lo que la Fuerza Aérea dijo que era una rotación planificada. Grabowski se negó a decir si el GBU-57 también había sido enviado a la región del Pacífico.

En mayo, la Fuerza Aérea lanzó tres de estas bombas desde los B-2 sobre el campo de tiro de misiles White Sands en Nuevo México, en una prueba que demostró la efectividad del arma, dijo la teniente coronel del Ejército Michelle Baldanza, portavoz de la oficina de pruebas de combate del Pentágono.

La oficina de pruebas preparó en noviembre una evaluación “temprana de campo” que consideró al arma como efectiva “cuando se combina con tácticas, técnicas y procedimientos apropiados”, dijo la oficina en su informe anual al Congreso.

La GBU-57, también conocida como Massive Ordnance Penetrator, es más grande que la bomba de 21.600 libras que atrajo la atención del mundo en abril, cuando Estados Unidos la lanzó sobre un objetivo del Estado Islámico en Afganistán.

Esta última bomba sólo se puede lanzar empujándola de un avión MC-130 y “está destinada principalmente a blancos de superficie blanda a media cubriendo áreas extensas, blancos situados en un ambiente como cuevas o cañones, limpiando extensos campos minados y para efectos psicológicos”, dijo la portavoz de la Fuerza Aérea Ann Stefanek en un correo electrónico.

Se ha publicado poca información fidedigna sobre la capacidad de la GBU-57. Un artículo publicado en diciembre de 2007 por el Air Force News Service decía que tiene una carcasa de acero endurecido y puede alcanzar objetivos a una profundidad de hasta 200 pies (61 metros) bajo tierra antes de explotar.

La bomba de 20.5 pies de largo transporta más de 5,300 libras de explosivos y está guiada por los satélites del Sistema de Posicionamiento Global, según una descripción en el sitio web de la Pentagon’s Defense Threat Reduction Agency.

Fte. BloombergPolitics 

Compártelo en las redes sociales


Los comentarios están cerrados.