Tecnologías

Tecnologías

El Pentágono desarrolla un medio para detener ataques terroristas con vehículos

Un ingenio parecido a un viejo fonógrafo puede ser un medio para detener automóviles como el que mató a 10 personas en Toronto.

El conductor de la camioneta que mató a 10 peatones de Toronto demostró que, una técnica de terror de la que ISIS fue pionera en Irak y Siria en 2015, sigue siendo terriblemente eficaz contra las poblaciones urbanas desprevenidas. Pero el Ejército de Estados Unidos está trabajando en una nueva arma para detener estas amenazas terroristas, que también podría ser útil para las fuerzas de seguridad.

El Defense Department’s Joint Non-Lethal Weapons Program (JNLWD), está impulsando una nueva arma de energía directa que utiliza microondas de alta potencia para detener a los automóviles sin dañar al vehículo ni a su conductor ni a cualquier otra persona.

Se trata de un interferidor, que funciona apuntándolo a la unidad de control del motor del automóvil, causando que se reinicie una y otra vez, deteniendo el motor. Como una mano invisible, los microondas mantienen el coche en su sitio. “Estas microondas afectarán a cualquier cosa que tenga electrónica”, dijo en marzo David Law, que dirige la división de tecnología de JNLWD. “Mientras que el ingenio esté encendido, mantendrá al vehículo detenido.”

El equipo de Law ha apodado al dispositivo como Radio Frequency Vehicle Stopper. Están trabajando en dos versiones. Una pequeña, vagamente parecida a un fonógrafo de los viejos tiempos, que puede caber en la caja de un camión. Con un alcance de 50 metros, está destinado a las persecuciones en caliente. Para desplegarlo, el conductor se pondría enfrente del atacante y lo pondría en marcha.

También se está trabajando en una versión fija, de aproximadamente tres veces mayor tamaño. Con un amplificador y un emisor más grande, tendría un alcance de “unos pocos cientos” de metros, dijo Law. Si se pudieran averiguar cuáles son las ubicaciones más probables para un ataque terrorista con un vehículo, se podría colocar el dispositivo en una posición previa.

En principio, el arma se está desarrollando para la “protección de la fuerza”, soldados y bases. Pero también la ha solicitado la policía. Situado estratégicamente alrededor de las ciudades, podría prevenir ataques como los de Europa, Canadá, Estados Unidos y otros lugares. Sin embargo, existen algunos problemas legales complicados relacionados con el uso de dispositivos electrónicos y de interferencia de radio en Estados Unidos. No obstante, se espera disponer de un prototipo operativo para el año fiscal 2019.

Hay una razón por la que nadie había pensado en esto antes. El concepto de la detención con radiofrecuencia refleja el gran avance logrado en la reducción del tamaño de los generadores de energía, como en el caso de armas de rayos. Las armas de energía directa usan mucha energía. Sin embargo, la electricidad para hacer funcionar el paragolpes proviene de una turbina de gasolina de Candent Technologies, que genera 300 kilovatios de energía.

Con 400 libras, tiene el tamaño de una fotocopiadora grande. Pero eso, es una fracción del tamaño de los generadores que los militares usarían para tareas de similar consumo de energía, como el masivo Mobile Electric Power 809A, de 6.200 libras.

La dirección tomará posesión del generador en septiembre.

Fte. Defense One

Compártelo en las redes sociales


Los comentarios están cerrados.