Tecnologías

Tecnologías

El Pentágono iniciará la creación de la Fuerza Espacial, incluso antes de que el Congreso lo apruebe

 Dentro de unos meses, el Departamento de Defensa comenzará la puesta en marcha de un nuevo mando de combate, una nueva agencia de compras espaciales y una nueva Fuerza de Operaciones Espaciales.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos dio a primeros de agosto los primeros pasos para crear la Fuerza Espacial, una nueva rama de las Fuerzas Armadas, ordenada por el presidente Trump pero que aún no cuenta con el respaldo total del Congreso.

En los próximos meses, los mandos del Departamento de Defensa planean hacer frente a tres de los cuatro componentes de la nueva Fuerza Espacial: un nuevo mando de combate para el espacio, una nueva agencia conjunta para comprar satélites para el Departamento, y una nueva fuerza de combate que atraiga a operadores espaciales de los otros ejércitos. Estos cambios radicales, a la par con el establecimiento de las fuerzas cibernéticas en la última década, son la parte que el Pentágono puede hacer sin la aprobación de los legisladores.

La creación del cuarto componente – una Fuerza completamente nueva de las Fuerzas Armadas con servicios y funciones de apoyo tales como administración financiera y construcción de instalaciones requerirá la acción del Congreso. Los responsables de defensa planean pasar el resto de 2018 construyendo una “propuesta legislativa para las autoridades necesarias para establecer plenamente la Fuerza Espacial”. Eso iría al Congreso a principios del próximo año como parte de la propuesta de presupuesto para 2020 de la administración Trump.

Este plan, desarrollado para su ejecución por el subsecretario de Defensa Patrick Shanahan, el segundo civil del Pentágono, se presenta en un borrador de informe de 14 páginas que se presentó a los legisladores recientemente. Defensa One revisó un borrador del informe fechado el 30 de julio.

“El Departamento de Defensa está estableciendo una Fuerza Espacial para proteger nuestra economía mediante la disuasión de actividades maliciosas, garantizar que nuestros sistemas espaciales cumplan con los requisitos de seguridad nacional y proporcionar capacidades vitales a las fuerzas conjuntas y de coalición en todo el espectro del conflicto”, dice el borrador del informe. “El Departamento de Defensa marcará el comienzo de una nueva era de la tecnología espacial y pondrá en marcha nuevos sistemas para disuadir y, si es necesario, degradar, negar, desbaratar, destruir y manipular las capacidades adversarias a fin de proteger los intereses, los activos y el modo de vida de Estados Unidos… Esta nueva era desbloqueará el crecimiento de la base industrial de Estados Unidos, ampliará la economía espacial comercial y fortalecerá las asociaciones con nuestros aliados”.

El Pentágono se negó a comentar el informe antes de su publicación formal a finales de esta semana.

El borrador del informe dice que el Pentágono, para fin de año, establecerá un undécimo Mando Unificado de Combate: Mando Espacial de los Estados Unidos. Al igual que el Mando de Operaciones Especiales, que supervisa a las Fuerzas Especiales compuestas por miembros y organizaciones provenientes de los otros ejércitos, el Mando Espacial de cuatro estrellas supervisará a todas las fuerzas espaciales. La propuesta va aún más allá de lo que los legisladores exigían en la Ley de Autorización de la Defensa Nacional de 2019, que ordena al Pentágono crear un mando espacial bajo el mando estratégico de Estados Unidos.

“El Departamento recomendará que el Presidente revise el Unified Campaign Plan para la creación del nuevo Mando Espacial de Estados Unidos para finales de 2018 y que evalúe la necesidad de personal, responsabilidades y autoridades adicionales”, dice el borrador del informe. Inicialmente, el Pentágono recomendará que el jefe del Mando Espacial de la Fuerza Aérea también sirva como comandante del Mando Espacial de Estados Unidos. Se instalarán enlaces espaciales en los mandos geográficos combatientes, empezando por el Mando Europeo de Estados Unidos.

El borrador del informe dice que el Pentágono también establecerá una Fuerza de Operaciones Espaciales, integrada por personal espacial uniformado y civil de las cuatro fuerzas militares, de la Guardia Nacional y la Reserva.

“Al igual que el personal de las Fuerzas Especiales que prestan los otros ejércitos, la Fuerza de Operaciones Espaciales estará compuesta por el personal espacial de todos los Servicios Militares, pero desarrollada y administrada como una única estructura”, dice el informe.

Esta fuerza se uniría rápidamente: el objetivo es desplegar “equipos de expertos espaciales” al Mando Europeo y al Mando Indo-Pacífico de Estados Unidos para el próximo verano.

El borrador del informe anuncia cambios sísmicos en la forma en que el Pentágono compra, lanza y desarrolla nueva tecnología para sus satélites, incluyendo cambios organizacionales y culturales para enfatizar la velocidad y la experimentación. También planea un papel más importante para las compañías espaciales del sector privado “como entidades comerciales y gubernamentales en cuanto a requisitos, regulación y cumplimiento”.

La pieza central de este esfuerzo es una nueva oficina conjunta, denominada Agencia de Desarrollo Espacial, para supervisar los nuevos contratos de desarrollo de satélites y lanzamiento espacial.

“Los principales programas de adquisición de espacio existentes permanecerán en las organizaciones actuales, y perseguirán agresivamente la mejora del rendimiento, mientras que la Agencia de Desarrollo Espacial desarrollará y pondrá en práctica las capacidades descritas en la Visión Espacial del Departamento de Defensa”, dice el borrador del informe. “Con el tiempo, a medida que se completen los programas actuales, los recursos pasarán de las organizaciones de adquisición de espacio a la Agencia de Desarrollo Espacial.”

El mayor impacto será para la Fuerza Aérea. La mudanza ensombrece el futuro del Centro de Sistemas Espaciales y de Misiles, la organización de 6.000 personas en Los Ángeles que actualmente supervisa cerca del 85 por ciento del presupuesto de adquisiciones espaciales del Departamento de Defensa, y que recientemente fue reestructurada para acelerar la compra y el lanzamiento de satélites. El informe llama a esta revisión “el comienzo”.

Al igual que la Agencia de Defensa contra Misiles, la Agencia de Desarrollo Espacial supervisaría los proyectos de adquisición en los diversos cuerpos militares. Su tamaño será determinado por un “comité de gobierno del DoD en asociación con la colectividad de inteligencia”, dice el informe. Su ubicación se determinará a través de “un proceso acelerado que considere las ubicaciones que mejor permitan a la Agencia atraer talento, aprovechar la experiencia comercial y desarrollar nuevas capacidades a gran velocidad y escala”.

Actualmente, la Fuerza Aérea tiene centros para el espacio en Colorado, California y Florida. El Ejército y la Agencia de Defensa de Misiles tienen una gran presencia en Huntsville, Alabama, un área apodada “Rocket City” por su gran papel en la NASA y los proyectos espaciales militares. La ciudad también es conocida como “Pentágono Sur” debido a la alta concentración de civiles del Departamento de Defensa.

El informe, que responde a un mandato del Congreso en la Ley de Autorización de la Defensa de 2018, fue escrito en gran parte por la oficina de Shanahan y por Stephen Kitay, subsecretario adjunto de defensa para la política espacial, según un alto funcionario de defensa. Hace varias semanas, los oficiales de la Fuerza Aérea fueron excluidos en gran medida del proceso de revisión, dijo el funcionario -y otra fuente con conocimiento de la decisión- sobre la condición de anonimato para hablar sobre el informe aún no publicado.

La idea de crear una nueva organización a nivel de ejército para manejar las operaciones espaciales de los militares ha sido polémica desde que el año pasado los legisladores propusieron asignar un cuerpo espacial a la Fuerza Aérea, en la línea del Cuerpo de Marines y la Marina. Los líderes del Pentágono, incluido el propio secretario de la Fuerza Aérea de Trump, se opusieron en gran medida a esa medida. Pero en los últimos meses, el presidente ha reflexionado y luego ha declarado su deseo de una Fuerza Espacial. Si se hace realidad, sería la primera nueva rama de las Fuerzas Armadas, desde que la Fuerza Aérea nació del Cuerpo Aéreo del Ejército en 1947.

En los últimos años, la Fuerza Aérea ha realizado numerosos cambios en su rama espacial para defenderse de la interferencia rusa y china. Esta semana, el Pentágono está a punto de anunciar un cambio de “pocas constelaciones satelitales independientes” a una “arquitectura de órbita terrestre baja proliferada, que será posible gracias a la tecnología y el acceso comercial de menor costo”. Los oficiales de la Fuerza Aérea insinuaron estos cambios a principios de este año cuando Shanahan visitó el Mando Espacial de la Fuerza Aérea en Colorado.

La Fuerza Aérea opera 77 satélites en órbita mientras que la Marina tiene 12 satélites de comunicaciones, dijo Wilson.

“Los satélites son realmente bastante frágiles y por eso tenemos que pensar ahora en cómo defender una constelación. No siempre es sólo defensa directa”, dijo. “Puede ser que distribuyamos una red. Si tienes varios nodos, eres intrínsecamente más resistente que si te apoyas en una sola cosa. Hay muchas maneras de asegurarse de que Estados Unidos reciba un ataque y siga operando”.

Fte. Defense One

Compártelo en las redes sociales


Los comentarios están cerrados.