Noticias

21
Dic

Australia. Modelación de las firmas acústicas navales

Submarino Clase Virginia lanzando un torpedo (US. Navy)

El Grupo de Ciencia y Tecnología de Defensa de Australia ha invertido varios años, en desarrollar una herramienta para modelar firmas las acústicas de todas las clases de buques de guerra.

Las firmas acústicas permiten que las fuerzas amigas reconozcan sus propios buques, pero también que lo haga el enemigo.

Con dos grandes programas navales, fragatas y submarinos, en marcha, el Gobierno australiano está haciendo grandes inversiones en tecnologías revolucionarias para equiparlos.

Con la vista puesta en la guerra futura, y para hacer frente a adversarios de nivel similar, para la Armada australiana hay tecnologías tales como la furtividad vía firma acústica de baja intensidad, que se convierten es una preocupación.

En su apoyo, el Grupo de Tecnología de Defensa y Ciencia (DST) está trabajando con la industria para desarrollar una nueva herramienta que hará que esta capacidad se pueda equipar a buques de los programas como el SEA 1000 Future Submarine y el SEA 5000 Future Frigate, para hacerlos más efectivos y eficientes que nunca.

Bajo el programa SEA 1000, Australia está adquiriendo 12 nuevos submarinos que entrarán en servicio a principios de la década de 2030, mientras que bajo el SEA 5000, adquirirá nueve fragatas de guerra antisubmarinas. En ambos programas se pretende que los buques operen con altos niveles de sigilo, parte del cual se basa en una baja firma acústica.

La herramienta, llamada Australian Rapid Assessment Tool (AusRAT), ayuda a modelar las firmas acústicas de todas las clases de buques de guerra. La firma acústica, el ruido y las vibraciones que un barco y sus equipos y sistemas de a bordo emiten en el agua, es una preocupación clave para las armadas que aspiran a construir buques de baja visibilidad.

Un adversario que busca encontrar, rastrear e identificar embarcaciones solamente  necesita usar equipos para ‘escuchar’ el ruido en el agua, con el fin de rastrear la ubicación y el movimiento de las embarcaciones enemigas. Por tanto, las firmas acústicas deben mantenerse lo más bajo posible para evitar la detección.

Para conseguir esto desde el inicio de la vida del buque, incluso antes de que haya sido construido, el proyecto AusRAT está desarrollando una herramienta que proporcionará la capacidad de predecir la firma acústica de un buque, mientras aún se encuentra en la etapa de diseño y construcción.

El AusRAT se puede aplicar a cualquier plataforma naval, tanto de superficie como submarina. Al predecir la firma acústica durante la fase de concepto y las etapas preliminares de diseño, cuando solo se dispone de información limitada, se requieren resultados rápidos para evaluar las diferentes configuraciones. Con esta herramienta se puede encontrar el resultado correcto antes de que los programas se encuentren en la etapa de construcción y que se hayan adoptado compromisos en la construcción.

La herramienta también se puede utilizar para proporcionar predicciones actualizadas durante el diseño detallado y las fases de construcción; e investigar el impacto potencial de los componentes que no cumplen con su presupuesto de ruido.

Proporciona modelos analíticos aproximados que permiten estimar el ruido emitido por un barco completo en solo minutos.

El DST y el equipo industrial que le apoya también han desarrollado una arquitectura de software flexible y extensible que permite la integración perfecta de nuevos modelos de firmas acústicas.

El DST cree que la herramienta AusRAT proporciona una gran ventaja en comparación con otras herramientas de modelado disponibles en el mercado, que requieren información detallada para desarrollar modelos y que necesitan mucho más tiempo para producir resultados.

El AusRAT dispone también de soluciones de medición acústica para probar los buques una vez construidos y durante su vida útil y tras ser sometidos a reacondicionamientos y actualizaciones, para garantizar que sus niveles de ruido no se desvíen de los límites estipulados y se mantengan de acuerdo con los requisitos.

Una de las pocas instalaciones en el mundo que puede estudiar el ruido acústico es está en Heggernes en Noruega, que prueba naves militares de la OTAN, con el apoyo del Sistema de medición acústica subacuática (UARS) de Brüel & Kjær.

El ruido estático se lleva a cabo amarrando la embarcación entre tres boyas, con dos transductores acústicos submarinos llamados hidrófonos, ubicados en el lecho marino a cada lado del buque, a unos 50 m por debajo de la superficie y conectados a al medidor por cables. Cada sistema a bordo se enciende uno por uno y se mide el ruido que producen. El ruido dinámico se lleva a cabo mientras el buque está en movimiento, con el ruido generado medido a medida que pasa puntos específicos en el recorrido.

Fte.: Naval Technology