Tecnologías

Tecnologías

Avanza el acuerdo entre Rolls-Royce para la construcción de un motor en Turquía para el avión TF-X

Rolls-Royce y la Agencia de Compras de Defensa de Turquía han firmado una carta de intenciones, para finalizar las negociaciones antes del 31 de julio, sobre un programa de motores que impulsará el TF-X, el avión de combate nacional de Turquía en construcción.

La selección de un motor se considera actualmente como la etapa más crítica del programa TF-X. “La elección del motor dará forma a varios otros parámetros en las próximas etapas del programa”, señaló un funcionario aeroespacial turco.

La carta la firmaron el Jefe de la Subsecretaría de Industrias de Defensa (SSM, por sus siglas en inglés), Ismail Demir, y el Ministro Británico de Compras de Defensa, Guto Bebb, durante la visita de Estado del Presidente turco Recep Tayyip Erdogan a Gran Bretaña el 15 de mayo.

En el marco del plan, el motor del TF-X se desarrollaría y coproduciría en Turquía.

Un alto funcionario de compras turco familiarizado con el proyecto dijo que Rolls-Royce y SSM se esforzarían por resolver varias diferencias en la fecha límite. “Hay varios asuntos pendientes que debemos resolver antes de pasar a otra etapa”, dijo el funcionario. “Trataremos de encontrar un terreno común en cuestiones controvertidas como las licencias de exportación, las restricciones, las transferencias de tecnología y los conocimientos técnicos, la participación en el trabajo local, los derechos de propiedad intelectual y los costos de desarrollo”.

Funcionarios turcos dicen que la idea es depender de tecnología extranjera para construir, a largo plazo, un motor autóctono que propulse el TF-X.

En octubre de 2016, Rolls-Royce ofreció una asociación para la producción conjunta a Turquía, con el fin de potenciar las plataformas turcas previstas y las ventas potenciales a terceros. La propuesta de la empresa británica incluía una unidad de producción en Turquía para fabricar motores para el TF-X, así como para helicópteros, tanques y misiles.

Un año antes, en octubre de 2015, se firmó un memorando de entendimiento entre Turquía y Rolls-Royce sobre conocimientos tecnológicos y una unidad de producción. Según el plan, Rolls-Royce pondría en marcha un centro de fabricación y tecnología avanzada en Turquía, la octava unidad de este tipo de la empresa en todo el mundo.

A principios de este año, el Gobierno turco destinó una inversión inicial de 4.817 millones de liras turcas (1.041 millones de dólares) a la fase de diseño conceptual del programa TF-X. El plan de inversión se ha adoptado en el marco de un sistema de incentivos estatales.

Turquía quiere construir el TF-X con el know-how de BAE Systems. En enero de 2017, Gran Bretaña y Turquía firmaron un acuerdo por valor de más de 100 millones de libras esterlinas (133 millones de dólares estadounidenses) para desarrollar el avión de combate turco.

Fte. Defense  News

Compártelo en las redes sociales