Tecnologías

Tecnologías

China está venciendo a EE.UU. en el juego de las Tierras Raras

Es hora de que la administración use sus poderes para preservar el acceso de Estados Unidos a materiales de defensa vitales.

¿Cómo ver la reciente amenaza de China de limitar la producción nacional de tierras raras, esos 16 elementos que hacen que nuestros teléfonos celulares y bombas inteligentes funcionen? Es el último movimiento de un juego que comenzó antes de que Estados Unidos se diera cuenta de que lo estaba jugando, que se ha vuelto más complejo de lo que los líderes de Estados Unidos creen y que se acerca a un final muy desafortunado.

El juego comenzó en serio en 1980, cuando Estados Unidos hizo dos jugadas que le dieron a su oponente una ventaja a la que nunca ha renunciado. Uno era industrial: Molycorp, entonces la compañía minera y procesadora de tierras raras más grande del país, comenzó a transferir su tecnología de procesamiento a China (como lo detalla la profesora de la Universidad de Boston Julie Michelle Klinger en Rare Earth Frontiers). La otra era regulatoria: aunque las tierras raras se obtienen más fácil y económicamente como subproducto de la minería de otros minerales, la Comisión Reguladora Nuclear y el Organismo Internacional de Energía Atómica en 1980 más o menos inadvertidamente pusieron esta actividad bajo las mismas regulaciones que la minería del combustible nuclear. En una década y media, todos los productores estadounidenses de tierras raras pesadas cerraron sus puertas. Hoy en día, China obtiene la mayor parte de sus tierras raras como un subproducto sin costo, de la minería del hierro, mientras que EE.UU. tienen una mina especializada costosa y de bajo valor: la operación Mountain Pass en California.

Durante las dos décadas siguientes, China se apresuró a consolidar su dominio mundial en este campo. Estableció la instalación de investigación de tierras raras más grande del mundo, un desarrollo que escapó a la atención de los Estados Unidos, excepto en un solo número del boletín del Laboratorio Nacional de Tierras Raras de Ames. Los investigadores chinos solicitaron su primera patente internacional de tierras raras en 1983; en catorce años, el número total de solicitudes de patentes chinas en este campo superó al de Estados Unidos, que había estado trabajando en este campo desde 1950. Y Pekín estaba usando su influencia como mayor productor mundial de tierras raras para adquirir o importar compañías tecnológicas estadounidenses especializadas en metales, aleaciones, imanes y componentes integrados de tierras raras.

Tal vez nuestro peor error fue en 1995, cuando el Congreso permitió a China comprar Magnequench, el único productor estadounidense de imanes para nuestros misiles guiados más avanzados, y GA Powders, un productor de polvos magnéticos de tierras raras. Adquirida por la familia del líder chino Deng Xiaoping, Magnequench cerró sus instalaciones en Estados Unidos siete años después, poniendo fin a la capacidad de Estados Unidos para producir imanes clave para misiles y otras armas.

Pero los errores no terminaron ahí. En 1998, la Reserva de Defensa Nacional de Estados Unidos vendió la última de las reservas estratégicas de nuestra nación de tierras raras, incluyendo todas las que antes tenía el Departamento de Energía. Ese mismo año, Rhodia Incorporated, el último productor integrado estadounidense de metales y aleaciones de tierras raras, cerró su planta de separación de tierras raras en Texas, anunció planes para construir una nueva en China y firmó un acuerdo con Baotou Rare Earth Development Zone para construir una planta de metales y aleaciones en Mongolia.

En agosto, China anunció que reduciría la separación y fundición de tierras raras en un 36 por ciento hasta finales de año, lo que la pondría en camino de producir 45.000 toneladas de los diversos elementos, sólo suficientes para la producción nacional, sin dejar ninguna para la exportación. La noticia llegó a la mayoría de los oídos occidentales a primeros de noviembre, cuando Adamas Intelligence, una firma de asesoría corporativa que se especializa en tierras raras y otros metales, le informó a Reuters al respecto. Un analista de Adamas dijo que el costo de un mineral de tierras raras, el óxido de PrNd, está a punto de duplicarse en los próximos cinco años. En general, según Reuters, “las exportaciones chinas suelen satisfacer alrededor del 80 por ciento de las necesidades de tierras raras del planeta, unas 156.000 toneladas anuales”.

En 2002, Molycorp cerró la última mina de tierras raras en los Estados Unidos. Reanudó sus operaciones alrededor de 2010, cerró de nuevo cinco años más tarde y reinició de nuevo este año. Nuestras autoridades no observaron nada de esto porque no entendieron la importancia estratégica de estos materiales.

Reuters señaló que “el Ejército estadounidense está preocupado por el dominio de China en el mercado de las tierras raras, llamándolo un riesgo significativo y creciente”, según el estudio de base industrial recientemente publicado por el Pentágono.

Pero parece haber poca preocupación -al menos en público- por parte de la Casa Blanca ni los Departamentos de Energía, Comercio y el Congreso. En cambio, los responsables políticos de Estados Unidos parecen estar contando con una rápida aceleración de las operaciones mineras privadas para cubrir la ausencia de concentrados y óxidos de tierras raras de China. Lamentablemente, la minería no puede resolver el problema. Para empezar, la obtención de permisos y el desarrollo de minas toma normalmente de 7 a 10 años en los Estados Unidos, según un estudio respaldado por la industria. Además, nadie se apresura a financiar nuevas minas de tierras raras.

Pero -y esto es lo que pocos en el Gobierno de Estados Unidos parecen entender- el control de China sobre las tierras raras del mundo no se limita a su participación del 80 por ciento de materias primas. También controla casi todas las instalaciones de procesamiento del mundo que transforman concentrados y óxidos en bruto en formas útiles: metales, aleaciones, imanes, granates y similares.

Aparentemente, el plan oficial de Estados Unidos es que el sector privado responda a la oportunidad del mercado. Pero en 2010, un estudio de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de Estados Unidos concluyó que el desarrollo de las capacidades metalúrgicas necesarias podría llevar hasta una década y media.

Fte. Defense One

Tags: ,

Compártelo en las redes sociales