Tecnologías

Tecnologías

EE.UU. prevé la creación del combatiente cyborg en 30 años

Un informe no clasificado del Departamento de Defensa de los EE.UU. dice que los futuros soldados podrían conseguir mejoras oculares, auditivas y neurales con la ayuda de computadoras.

“Mejoras oculares que proporcionarían mejores imágenes, puntería y conocimiento de la situación; restauración y control muscular programado a, través de una red de sensores de trajes corporales optogenéticos; mejora auditiva para la comunicación y la protección; y mejora neuronal directa del cerebro humano para la transferencia bidireccional de datos” podrían lograrse para el año 2050 o antes, según un informe del US Army’s Combat Capabilities Development Command.

El estudio Cyborg Soldier 2050 analiza las implicaciones y la ética de la fusión hombre-máquina en un contexto de guerra, con una sección del documento dedicada a la reintegración de los soldados mejorados en la vida civil.

Los planes pintan el cuadro de un futuro combatiente no muy lejos de las películas de acción de los años 80 como Universal Soldier, llegando a decir el informe: “Deberían realizarse esfuerzos para revertir las narrativas culturales negativas de las tecnologías de mejora.

“A través de los medios sociales populares y de código abierto, la literatura y el cine, el uso de máquinas para mejorar la condición física de la especie humana ha recibido una narrativa distorsionada y distópica en nombre del entretenimiento.” Añade que sería importante educar al público sobre la fusión hombre-máquina y ser transparente sobre las tecnologías desarrolladas para aliviar la preocupación pública.

Cuatro pilares del soldado cibernético:

Los cuatro aspectos clave del enfoque del informe son las mejoras oculares para proporcionar a los soldados una mejor visión, las mejoras auditivas para una audición más sensible, los trajes corporales optogenéticos y las mejoras neuronales diseñadas para proporcionar una comunicación bidireccional directa entre los cerebros de los soldados.

El informe detalla cómo cada una de estas tecnologías será importante en un escenario de combate futuro, empezando por la mejora ocular. El informe dice: “Se prevé que los futuros campos de batalla en 2050 serán entornos urbanos densos o megaciudades subterráneas que dificultarán la identificación y el seguimiento de los objetivos.

“Esta mejora ocular ofrecerá a las pequeñas unidades a pie, la capacidad de adquirir y compartir datos en tiempo real.”

El informe describe la “visión individual” que se mejorará más allá del espectro visible normal y la capacidad de la mejora ocular para discernir entre los objetivos en un entorno de alto estrés y ajetreo. Esta información podría luego retroalimentarse a un equipo más amplio, con la adición del informe: “En resumen, el individuo que posee el realce ocular proporcionaría al pelotón una capacidad de fusión sensorial portátil.”

El informe explica, cómo es poco probable que el personal permita la extracción de un ojo sano para reemplazarlo con mejoras oculares, como tal, explica que la tecnología podría ser una “opción médica atractiva en situaciones en las que el tejido ocular ha sido dañado o destruido por lesiones o enfermedades”. El informe añade que “el papel central y crítico que la visión desempeña en la sociedad probablemente motivaría a los combatientes que han perdido parte o la totalidad de su visión a someterse voluntariamente a una cirugía que restauraría o incluso mejoraría su capacidad de ver”.

El informe explica: “Las lesiones musculoesqueléticas son la segunda causa de pérdida de capacidad para el servicio en las Fuerzas Armadas de EE.UU.”. Continúa explorando cómo los trajes corporales optogénicos pueden ser usados para restaurar la función y el control muscular en áreas del cuerpo.

Como el personal tiene que realizar tareas cada vez más difíciles y complicadas, el sistema les permitiría hacer más de lo que actualmente está limitado por la actividad humana. El informe también explica cómo el traje se puede programar para controlar al usuario y permitirle completar tareas para las que no ha sido entrenado.

Las mejoras auditivas aumentarían el conocimiento de la situación que proporcionan las mejoras ópticas, a la vez que protegerían los oídos de los soldados del ruido ensordecedor del combate. El informe describe, cómo la tecnología podría filtrar los ruidos que son demasiado altos y amplificar la sensibilidad a sonidos de bajo volumen como los pasos. Esto ayudaría a los soldados a localizar el origen de los sonidos y, posiblemente, las capacidades avanzadas de comunicación.

El informe añade: “El nivel actual de invasividad sugiere que esta tecnología sólo sería empleada por personas con una pérdida de audición significativa.

“La sustitución o modificación directa de los componentes internos y del oído medio sería irreversible; por lo tanto, aquellos con capacidades auditivas actuales aceptables tendrían pocas probabilidades de recibir este tipo de mejora”.

Finalmente, uno de los desarrollos más importantes que se detallan es la posibilidad de interactuar directamente con el cerebro humano, lo que podría permitir al personal comunicarse entre ellos sin hablar y comunicarse directamente con las máquinas. El informe explica cómo usar sus cerebros para controlar directamente los vehículos aéreos no tripulados (UAV) y los sistemas de armas remotos.

La tecnología, llamada Brain-Computer Interfacing (BCI), ha sido objeto de investigación militar durante algún tiempo por la Defence Advanced Research Projects Agency (DARPA), que este año ha firmado contratos para la investigación y el desarrollo de las herramientas.

El informe explica: “El estado actual de nuestra tecnología permite que los sistemas de armas remotos y los vehículos no tripulados sean controlados por estaciones de trabajo fijas o portátiles. Aunque estos sistemas actuales son eficaces, se ven obstaculizados por la complejidad de las interfaces de usuario y la limitada información que se puede transmitir al usuario”. EE.UU. consideran el BCI, como un medio de eliminar al intermediario y reducir los tiempos de reacción mediante sistemas de control de personal directamente.

Cómo seguir adelante con el soldado cibernético

El informe hace siete recomendaciones al Departamento de Defensa para que haga el mejor uso posible de la tecnología que combina lo humano y lo mecánico. Estas recomendaciones incluyen

  1. El Ejército de EE.UU. debe evaluar las actitudes globales y locales ante la introducción de mejoras humanas y mecánicas y comprender que, aunque el público de EE.UU. piense que es más probable que los adversarios empleen la tecnología sin una consideración ética, esto nunca se ha “verificado”.
  2. Que EE.UU. debería trabajar dentro de las asociaciones y marcos internacionales existentes, como la OTAN, para discutir cómo se pueden crear mejoras al tiempo que se mantiene la interoperabilidad.
  3. Que el Departamento de Defensa invierta en el desarrollo de nuevos marcos jurídicos que puedan seguir el ritmo del rápido desarrollo de la tecnología, que no está disponible ahora sino también en el futuro.
  4. Que debería haber un concierto para revertir las “narrativas culturales negativas de las tecnologías de mejora”. Como la comprensión de la mayoría de la gente de los cyborgs proviene de la ciencia ficción, se necesita una narrativa más realista y equilibrada.
  5. Los juegos de guerra deben usarse para comprender mejor cómo los soldados mejorados afectarán a las tácticas y los procedimientos.
  6. El informe dice que los avances chinos en el sector están superando a los de EE.UU. como tal, y recomienda que se haga hincapié en el enfoque de “toda una nación” para el desarrollo de la tecnología de mejora humana/máquina para mantener el dominio técnico de EE.UU.
  7. El informe recomienda que el Departamento de Defensa desarrolle procedimientos para validar las mejoras humanas y de las máquinas antes de que se implementen, y que la tecnología sea monitoreada para controlar las implicaciones a largo plazo de su uso.

El informe concluye: “Este estudio deja claro que los beneficios de las fusiones hombre-máquina serán significativos y tendrán un impacto positivo en los seres humanos a través de la restauración de la funcionalidad perdida debido a enfermedades o lesiones.

“La comunidad de defensa también descubrirá oportunidades de capacidad, que repercutirán en las operaciones y el adiestramiento militar. A medida que estas tecnologías evolucionen, es vital que las comunidades científica y de ingeniería se muevan con cautela para maximizar el potencial con un enfoque en la seguridad de la sociedad estadounidense”.

Fte. Army Technology

Compártelo en las redes sociales