Tecnologías

Tecnologías

El Ejército de EE.UU. contrata a AI Firm para predecir averías en aeronaves, vehículos y armas

Un CH-47 Chinook transportando un obús M198

Tomando ejemplo de la Fuerza Aérea, el Ejército de Estados Unidos está expandiendo el uso de la inteligencia artificial, para predecir cuándo se averiarán sus aviones, según un alto cargo.

Si tiene éxito en las próximas pruebas, la tecnología se utilizará más ampliamente para ayudar a gestionar el mantenimiento y las piezas de repuesto, dijo James McPherson, el segundo civil del Ejército.

“Somos optimistas en cuanto a que tendremos éxito y ahorraremos dinero”, dijo McPherson en una entrevista en una conferencia de la Asociación de Inteligencia Artificial del Ejército de Estados Unidos aquí. “Entonces ampliaremos esta tecnología a todo lo demás. Los vehículos serán los siguientes.” McPherson es el consejero general del Ejército, y desempeña las funciones” de subsecretario desde el verano.

En los últimos años, los mandos de la defensa han hablado largo y tendido sobre el deseo de incorporar tecnologías como la inteligencia artificial y el aprendizaje de máquinas en el Ejército, como forma de apoyar a los mandos en la toma de decisiones más rápidas, operar de manera más eficiente y liberar a las tropas para otras funciones.

Todos los dominios militares han puesto en marcha proyectos de mantenimiento predictivo. La Fuerza Aérea está aplicando la tecnología a los aviones de carga C-5 y a los bombarderos B-1. El Cuerpo de Marines recientemente contrató a la firma de inteligencia artificial Uptake para monitorear sus vehículos de recuperación M88. El Pentágono también está buscando formas de usar la tecnología en los buques de guerra.

Citando el trabajo conjunto sobre la IA y las armas hipersónicas, McPherson dijo: “Cuando unimos nuestros recursos, podemos lograr mucho más que cuando somos miopes y nos concentramos sólo en nuestra área”.

Estos nacientes proyectos de inteligencia artificial también muestran la voluntad del Ejército de trabajar con compañías más pequeñas, muchas de las cuales no han construido las armas multimillonarias que están analizando, dijo McPherson.

“Cuando hacemos esto con una pequeña empresa, y no lo hacemos con uno de nuestros socios tradicionales de la industria, creo que enviamos al mundo de la industria un mensaje rotundo, de que estamos dispuestos a trabajar con las empresas más pequeñas”, dijo. “A menudo, el mayor poder intelectual e innovación está ocurriendo en esos jóvenes emprendedores.”

Para el Ejército, la parte más difícil de adoptar estas nuevas tecnologías como la inteligencia artificial es capturar décadas de datos no organizados, dijo. En muchos casos, como en las pruebas de mantenimiento predictivo que se están iniciando, esos datos vienen en forma de registros escritos a mano en aviones de 20 años de antigüedad.

“Lo que tenemos que hacer es estandarizar los datos… lo que supone un verdadero desafío”, dijo McPherson, por lo que el Ejército ha contratado a C3.ai, una empresa especializada en trabajos de mantenimiento predictivo. C3.ai ha realizado estos trabajos para la Fuerza Aérea y en el sector energético privado.

Una vez que los datos estén organizados y cargados en la nube, el software de inteligencia artificial podría comenzar su trabajo, como decir a los oficiales del Ejército cómo comprar piezas de repuesto cuando sean necesarias, en lugar de mantener grandes reservas en los estantes de la sala de suministros, dijo McPherson.

El 1 de diciembre, el Ejército puso en marcha una Enterprise Cloud Management Office. Su “tarea principal será estandarizar los datos que se mueven hacia la nube”, dijo McPherson.

Fte. Defense One

Compártelo en las redes sociales