Noticias

14
Nov

El futuro de los marines es “más pequeño”, “más robótico” y “más naval”

El nuevo Comandante del Cuerpo de Marines ha presentado una visión altamente tecnológica de una Fuerza, que a menudo operará como fuerzas especiales.

Es más probable que el Cuerpo de Marines del futuro sea más pequeño que grande, a la vez que, dependerá más de los drones marítimos, aéreos y terrestres en su asalto a la playa, y en la defensa de los buques de guerra. Trabajará en equipos más pequeños, distribuidos, emitiendo pocas firmas y de manera más cercana a la forma en la que las Fuerzas de Operaciones Especiales han trabajado tradicionalmente, según el Comandante del Cuerpo de Marines General David Hilberry Berger.

Recientemente, Berger estuvo en la Heritage Foundation para hablar sobre la Commandant’s Planning Guidance que publicó en julio, sólo 10 días después de entrar en el puesto más alto del Cuerpo. Entre los mayores cambios que Berger quiere: trabajar más estrechamente con la Marina para defender a los barcos.

“No nos hemos concentrado en ese aspecto en casi veinte años”, dijo. “Eso podría significar Marines en tierra o a flote con misiles anti-buque de mayor alcance…. Imagínenselos como una prolongación del arsenal de la Flota, incrementando los fuegos basados en el aire y en los barcos.”

Eso también significará coger las armas que los marines usan en tierra y “amarrarlas” a las cubiertas de los barcos; esto ya está ocurriendo; en julio, los marines a bordo del USS Boxer emplearon un inhibidor experimental llamado Light Marine Air Defense Integrated System (LMADIS), para hacer descender a un avión no tripulado iraní a menos de 3.000 metros de distancia de la embarcación. “Tendremos que hacer mucho más de eso”, dijo Berger.

Los marines también han comenzado a profundizar sus experimentos con aviones no tripulados, dijo Berger, como en el 2017 Ship-to-Shore Maneuver Exploration and Experimentation Advanced Naval Technological exercise at California’s Red Beach.

Pero hay una gran diferencia entre ejercitar nuevos conceptos y trabajar con nuevos drones en la Fuerza a gran escala. “El impulso inicial [para integrar robots en las operaciones] fue: no poner a un ser humano ahí, cuando se puede poner una máquina, y reducir el riesgo para el ser humano. Ahora la parte adicional del no tripulado es ¿cómo hacer que una fuerza parezca más grande, operar a mayor escala con un equipo no tripulado / tripulado? ¿Cómo puede mi compañero, o dos de ellos, estar sin tripulación? ¿Cómo me permite eso cumplir la misión de una mejor manera?”

Berger dijo que eso requerirá grandes cambios de arriba hacia abajo. “A menos que se exija un ritmo de avance, eso no sucederá. No es que no nos gusten, es que todo está hecho para ser tripulado… Así que, a menos que digas: “Dentro de cinco años, quiero el 50 por ciento sin tripular”. Vale, ahora lo estás intentando. Puede que no lo consigas, pero necesitas un impulso”.

Los operadores que trabajan en equipo con esas máquinas también lucharán de manera diferente. Los Marines, dijo Berger, están explorando nuevos “métodos como bases avanzadas expedicionarias, unidades pequeñas, distribuidas, móviles, que pueden reabastecerse de municiones y combustible, mirar hacia adelante, combatir hacia adelante y luego moverse, todo ello transmitiendo una firma baja”.

También trabajarán con mayor variedad de buques, incluyendo mayor colaboración con buques y flotas comerciales de carga. “El asunto de los marineros civiles está en el centro de atención. No deberíamos sacarlo de la discusión sólo porque esté tripulado por marineros civiles”, dijo. “Lo que sé que no funcionará son unas pocas docenas de viejos barcos de la Clase L grises por sí solos”, dijo.  “Serán objetivos. Los necesitamos, pero necesitamos mucho más que eso. Tenemos que ser mucho más creativos en la forma en que usamos… los barcos de clase E”, dijo. “Durante un tiempo, nos distanciamos de ellos porque pensamos que amenazaban el plan de construcción de barcos anfibios. No hablemos de ellos porque para entonces ya tendremos suficientes barcos anfibios. Estamos en un punto en el que necesitamos todo eso. Necesitamos pensar creativamente ahora, en cómo embarcar fuerzas y sistemas en plataformas que no son necesariamente un LPD-17 o… LHA/LHD [buque de asalto anfibio]. Si flotan, tenemos que averiguar cómo usarlos”.

Pero también se están llevando a cabo reformas de mayor calado. Los marines, así como otros cuerpos militares, están revisando las reglas convencionales de enfrentamiento, dijo, y cuestionando si son adecuadas para situaciones en las que el conflicto ocurre por debajo del umbral de la guerra y en las que la distinción entre adversario y no adversario es borrosa.

“Nuestras reglas de combate y nuestras reglas de enfrentamiento conjuntas permanentes, no están construidas para lo que algunas personas llamarían el enfrentamiento en la zona gris…, el mundo en el que vivimos ahora mismo”, dijo. “Nuestras reglas de reglas, son cuestionadas en él. Sí, nos estamos abriendo camino a través de eso.”

Fte. Defense One