Noticias

14
Feb

El papel de la 5G en la Administración Pública

Hace tiempo que escuchamos promesas de la tecnología inalámbrica 5G: mayor capacidad de red, rendimiento hasta 10 veces más rápido, mejor conectividad y acceso más seguro. Al igual que con la mayoría de las nuevas tecnologías, hay mucho entusiasmo sobre sus capacidades. Tenemos visiones de movilidad ubicua sin latencia, vídeo mejorado para una perfecta formación por videoconferencia y simulación, y todas las funciones que la realidad aumentada puede proporcionar para situarnos en escenarios realistas antes de que ocurran.

Las entidades privadas ya están disfrutando de los beneficios de la realidad aumentada (RA) impulsada por la 5G, especialmente con la garantía de calidad en las plantas de producción. Empresas como GE, Porsche y Airbus están reduciendo los tiempos de inspección en más de un 80%, al tiempo que disminuyen sus tasas de error. Por su perte, CommScope ha añadido la RA a sus soluciones automatizadas de gestión de infraestructuras para localizar el equipo de red en el centro de datos, y ver el trazado de circuitos virtuales, incluido el seguimiento de los cables de fibra a través del sistema de transporte.

Desafortunadamente, toda esta agitación o exageración de las capacidades se ha adelantado al lanzamiento de 5G, que todavía está en progreso. Por ejemplo, la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) inició este año su temporada del centenario en colaboración con las principales empresas de telecomunicaciones para llevar el 5G a 14 de sus estadios. Los operadores crearon experiencias para los aficionados de 5G en la RA, permitiéndoles utilizar teléfonos inteligentes 5G para superponer la imagen de un jugador, mientras juega, para obtener fotos de recuerdo de sí mismo; ver las estadísticas del juego superpuestas en el campo; y crear su propio juego de anotaciones en 3D en el Salón de los Héroes del estadio. Para las aerolíneas, los estadios son un banco de pruebas para el lanzamiento de 5G, pero para algunos aficionados fue una decepción cuando se enteraron de que sólo podían acceder a ella desde ciertos lugares y no desde sus propios teléfonos 4G. Algunos lo vieron como otro ejemplo de que 5G no cumple con las expectativas.

Para los responsables federales que intentan determinar el mejor uso de los limitados fondos para tecnología, la idea de que la 5G se está sobrevendiendo tiene un efecto escalofriante, especialmente cuando persisten las preocupaciones de que todavía no es lo suficientemente segura. Esto puede causar que algunos miren hacia otras áreas en las que pueden obtener un retorno de la inversión más confiable, al menos a corto plazo. Pueden decidir enfocarse en 5G más tarde, o no hacerlo en absoluto. Esto sería un error, ya que llevaría a las agencias gubernamentales a avanzar con tecnologías que no están suficientemente soportadas por las redes tradicionales, sólo para tener que actualizar la infraestructura después de que los dispositivos 5G sean más frecuentes.

Un mejor enfoque de la planificación sería reconocer que el 5G está por venir, mientras que la investigación y el desarrollo continúan, y que ahora es el momento de prepararse. Esto significa modernizar la infraestructura de red existente no sólo para la 5G, sino también para la Wi-Fi 6 y el Citizens Broadband Radio Service con sus capacidades Long Term Evolution (LTE) privadas, que ya están a punto de ser ampliamente desplegadas. Juntas, estas innovaciones de redes constituyen la triada de conectividad inalámbrica integrada de próxima generación para dar a las agencias federales la seguridad, la calidad y la ubicuidad que se necesitan.

Este parece ser el sentido del Grupo de Trabajo 5G del Departamento de Defensa, que recomendó a principios de este año que el departamento avanzara cautelosamente con 5G en conjunto con otras tecnologías, con bancos de prueba en instalaciones militares selectas. El despliegue de 5G debe medirse en función de un riesgo aceptable y si su uso es crítico para la misión, dijo el Grupo de Trabajo. La defensa avanzará en la planificación de 5G, mientras que la industria continúa perfeccionando la tecnología y el gobierno federal trabaja en estándares nacionales y subastas de espectro.

  • Próximos pasos Para la parte de la industria en la mejora de la tecnología, hay tres componentes estratégicos para que la visión de 5G se realice en las redes convergentes:
  • Densificación: El aumento de la velocidad de transmisión requiere más estaciones base en los macrositios, en los edificios y en las células pequeñas. Las redes necesitarán una asignación inteligente y automática del espectro para mantener la calidad y la velocidad, mientras que la infraestructura alámbrica requerirá mejoras para proporcionar un fronthaul, un backhaul y una potencia adecuados.
  • Virtualización: Gran parte de la infraestructura 5G necesitará ser virtualizada para gestionar el espectro y los costos. Esto incluye redes de acceso de radio centralizadas, virtualización de funciones de red, virtualización de celdas e instancias de servicios virtuales.
  • Optimización: El diseño y la implementación de 5G para obtener el mejor rendimiento requiere eficiencia de espectro, equilibrio de carga virtualizado, tecnología de células pequeñas y backhaul eficiente en energía. Esto se ve en soluciones tales como la computación móvil de borde, energía sobre ethernet y mitigación de interferencia en la red.

La 5G no ofrece todas las soluciones para la modernización gubernamental, pero es una pieza fundamental que las agencias deben empezar a planificar inmediatamente, sentando las bases para ello. Si la 5G va a cumplir su promesa, y creo que lo hará, veremos el mayor cambio hasta ahora en las comunicaciones celulares. Cuando eso suceda, tendremos agencias federales en las que los trabajadores y los empleados se comunicarán desde cualquier lugar, los clientes podrán obtener un servicio 24×7, los datos estarán disponibles para informar decisiones rápidas y los usuarios podrán confiar en la seguridad de la red. En este escenario, la movilidad está en todas partes y la latencia es en su mayor parte una cosa del pasado.

Fte. Nextgov