Tecnologías

Tecnologías

El TIGER emplea microondas de alta potencia para interceptar los drones en vuelo

Con un cono apuntando hacia el cielo que sale de un tubo extrañamente familiar, el diseño de esta arma de microondas resultaba inconfundible.

El Time Integrated Gigawatt Electromagnetic Response, o TIGER, desarrollado por Leidos, hizo su debut público en la reunión de 2019 de la Asociación del Ejército de los Estados Unidos. Combinando las elecciones estilísticas de un film de ciencia ficción de los años 50, Leidos presenta el TIGER como parte de una receta equilibrada para contrarrestar a los drones.

El efecto de las microondas de alta potencia, como arma de energía dirigida, se sitúan entre la interferencia de las señales de un bloqueador y el daño físico de los láseres o balas.

A medida que los ejércitos del mundo se adaptan a las amenazas de los aviones no tripulados, encontrar la mejor manera de detenerlos significa elegir, entre un conjunto de opciones incompletas, que pueden incluir todo, desde interceptores de impacto, detectores especiales de drones y antenas de interferencia direccional transportadas por la infantería, por nombrar algunos.

Los drones, especialmente los drones pequeños y baratos, han estimulado tal variedad de respuestas, debido a que su pequeño tamaño, bajo costo y naturaleza dirigida remotamente complican las defensas antiaéreas tradicionales.

“La tecnología de Leidos proporciona una defensa no cinética contra la amenaza urgente de los pequeños UAVs, que atacan como una sola unidad o en enjambres, y puede operar en concierto con otras contramedidas como interferencias, sistemas láser o cinéticos”, dijo Billy Schaefer, director de negocios de energía de Leidos.

Mientras que Schaefer resaltó cómo encaja TIGER en una imagen más amplia antidrone, también aclaró las ventajas específicas que aporta esta arma de microondas, en comparación con los láseres, que tienen restricciones legales para su uso dentro de Estados Unidos, pero que podrían no aplicarse a las armas de microondas, aunque todavía no se ha redactado gran parte de la legislación nacional relativa a los sistemas antidrones.

Las microondas son un arma de efecto área, que alcanza simultáneamente a múltiples objetivos dentro de su alcance. A diferencia de los láseres, que tienen mayor alcance, pero que tienen que permanecer apuntando al objetivo hasta que el rayo hace suficiente daño para incapacitar al dron, el rayo de microondas interrumpe la electrónica mientras esté disparando. Los interferidores pueden verse limitados por su corto alcance, especialmente los portátiles de infantería, que combatirán a los drones autónomos que navegan sin control externo o GPS.

Por lo tanto, el TIGER.

El prototipo está construido para ser pequeño y transportable por el hombre, con los componentes separados, para permitir su reparto en el equipo de tiro y su montaje en cuestión de minutos. Leidos espera probar el prototipo por primera vez a finales de año. El asidero, el cañón y el trípode están todos modelados a partir de los de una ametralladora calibre 12,70mm, con el TIGER enchufado en una caja de baterías u otra toma de corriente. El objetivo es que, para el soldado que lo emplea, el dispositivo sea tan simple como apuntar y disparar.

En la actualidad, el TIGER está diseñado como una respuesta a los drones de tamaño Tipo 1 y Tipo 2 (tácticos hasta 600 kg.), más o menos del tamaño de los drones de aficionados. Schaefer dijo que es posible que el TIGER pueda trabajar contra aviones no tripulados más grandes, pero que primero necesitará ser probado.

Aunque la Fuerza Aérea no ha pedido específicamente una torreta de microondas portátil tipo infantería, Leidos dijo que se desarrolló internamente en base a las necesidades expresadas en el pasado por el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea. Los futuros TIGER podrían diseñarse pensando en la infantería a pie o montarse en vehículos. En estos momentos, la empresa se centra en demostrar que el mecanismo de destrucción funciona.

Del mismo modo, Leidos podría incorporar sensores de puntería para el TIGER en el futuro, una vez que se haya demostrado que funciona.

Esta es todavía la primera de las primeras fases del dispositivo. El hecho de que exista habla de la creciente demanda de nuevas armas antidrón, una que puede adaptarse a las amenazas modernas e incluso a los enjambres.

Fte. C4ISRNET 

Tags:

Compártelo en las redes sociales