Enrique Belda en secuDrone: “Planificamos la incorporación de nuevas tecnologías para optimizar su gestión”

Enrique Belda ha destacado en su intervención en la inauguración de la segunda jornada de secuDrone la importancia de las nuevas tecnologías para que pasen de ser meramente instrumentos, de manera que se tenga una posición mucho más activa y con capacidad de planificación para así poder empezar a optimizar y racionalizar algo tan importante. El Subdirector General de Sistemas de Información y Comunicaciones para la Seguridad del Ministerio del Interior ha mencionado que los grandes proveedores de teléfonos móviles como Apple o Samsung están actualizando constantemente sus dispositivos, “y pasa exactamente igual en las fuerzas de seguridad, la capacidad de evolución de los sistemas va a tal velocidad que nos vemos obligados a adaptarnos, planificar y tener una posición muy próxima a los nuevos avances o, incluso, adelantarnos a ellos”, ha declarado Belda.

Patricia López Varela y Ana Moreira.

Insiste en que no se trata solamente de desarrollar modelos sino también de la capacidad de integrarlos en la economía que el Estado tiene. Según Enrique Belda, “todas las decisiones que tenemos que tomar tienen que estar perfectamente planificadas y optimizadas en todo su proceso”, habida cuenta de que gestionan más de 130 proyectos. El Subdirector General de Sistemas de Información y Comunicaciones para la Seguridad del Ministerio del Interior ha animado a que estas jornadas sirvan para conocer las mejores soluciones de mercado, ya que las fuerzas de seguridad del Estado las necesitan cada vez más.

El Capitán Santiago García Ramos, Jefe de Unidad de Plataformas Aéreas de SDG PLATIN, del Ministerio de Defensa, ha señalado que, en lo que se refiere a los drones, se creó en el año 2015 el Plan Director de RPAS. En dicho documento se recogen, entre otros aspectos, los objetivos, los cambios que se pretenden realizar y las ambiciones futuras. A partir de ese Plan Director surge el programa Rapaz. El capitán ha mostrado a los asistentes algunos ejemplos de vehículos terrestres no tripulados y, también, los vehículos aéreos no tripulados.

El Plan Director de RPAS de 2015, preveía una “integración entre la industria y las fuerzas armadas”, según comenta Santiago García Ramos. En dicho plan director se señalaban tres clases de RPAS, y se establecía una obsolescencia tecnológica para los sistemas no nacionales. “A día de hoy, podemos decir que nuestra capacidad nacional ha aumentado bastante”, ha afirmado el capitán con respecto al Plan Director de 2015. A continuación, ya en consonancia con la actualidad, ha presentado los sistemas RPAS FAS de 2019 y mostrado la evolución que tienen prevista. En cuanto al futuro, el capitán Santiago García ha expuesto una posible continuación del Proyecto Rapaz. También ha presentado el programa Barracuda, puesto en marcha desde el Ministerio de Defensa, y la iniciativa UUV.

Miguel Acitores, Director de la Línea de Negocio de Seguridad de Indra, patrocinador de estas jornadas, ha centrado su intervención en torno a la protección de los aeropuertos ante la amenaza de dron y desde un enfoque convergente.

Ha indicado que “la implantación de nuevas capacidades sobre drones viene también muy condicionada por la regulación” y estos factores “condicionan lo que vamos a poder hacer”. Partiendo de la complejidad de este escenario, ha señalado la que para ellos sería la medida ideal: la integración completa de los distintos aparatos presentes en el espacio aéreo y la coordinación de los protocolos de actuación antidron. Ha matizado que, una vez se lleve a cabo la correspondiente planificación regulatoria, desde las empresas también tienen la responsabilidad de ofrecer garantías a los operadores aeroportuarios.

Según ha expuesto, los UAS evolucionan incorporando nuevas y más avanzadas tecnologías, lo que supone además un incremento en el nivel de las amenazas y mayores dificultades a la hora de enfrentarlas. En este sentido, ha señalado como los principales retos la automatización y la mayor sofisticación de los sistemas. Si bien un alto porcentaje de los drones son identificables y, por ello, existe una mayor preparación de cara a combatirlos, ha planteado el siguiente dilema: “saber si nos queremos proteger contra lo más probable o lo más peligroso”.

El jefe de proyecto de Dronelocus de GMV, Carlos Molina Delgado, se ha centrado en presentar esta tecnología de Servicio de Emergencias U-Space. Ha introducido su ponencia contextualizando el proyecto en un panorama futuro en el que, según apunta, existirán numerosos aparatos circulando en el espacio aéreo. Ha llamado a la “integración de las operaciones de drones en el espacio aéreo no segregado y sobre el terreno”, así como a “controlar el tráfico de aeronaves no tripuladas”. Ha querido, además, hacer mención a las responsabilidades que existen en lo que se refiere al impacto ambiental.

Desde GMV han participado en el proyecto DOMUS, donde “se ha propuesto una arquitectura federada” que ellos aseguran poder introducir en España: “Es un modelo válido para la aplicación nacional”. En el marco de este sistema, que está orientado a la aviación civil, ha ofrecido información pormenorizada sobre el desarrollo de un servicio de gestión de emergencias y un servicio de seguimiento. En el caso del primero, ha llegado a hablar de las posibilidades de integración en el contexto de las smart city y la interacción de estas con los propios servicios de emergencias. Por su parte, el servicio de seguimiento se basa en la recepción y procesamiento de datos de sensores de posición asociados tanto a drones como a aeronaves tripuladas.

José María Sánchez Hidalgo, Gerente de Alfa Lima Systems ha propuesto el sistema de decodificación RF como “el sistema más efectivo desde el punto de vista de la relación entre coste y rendimiento”. Entre sus ventajas ha comentado la capacidad para detectar el dron incluso antes de que despegue, la posibilidad de coexistir con otros dispositivos de comunicación sin afectarles, así como el propio hecho de que no contraviene la normativa actual. Como prueba de éxito ha resaltado que llevan dos años desarrollándolo y que hacen entregas desde hace ya un año.

Por otra parte, se ha referido a las restantes opciones disponibles en el mercado y ha puntualizado que la “mayoría de los demás sistemas solo pueden ser usados por cuerpos y fuerzas de seguridad del estado”, por lo que serían prácticamente descartables de cara a aplicaciones civiles y al uso en zonas urbanas. Además del fácil manejo de su producto, M7 Trac Vision KVH, ha destacado que cuentan con un “aspecto muy discreto para poder integrarlo en cualquier instalación urbana”.

José Ramón Ferreira, Jefe de Grupo de la Oficina de Innovación Tecnológica del CNPIC (Centro Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas y Ciberseguridad), ha comenzado su exposición aclarando a los asistentes conceptos como son los de infraestructuras estratégicas e infraestructuras críticas. Posteriormente, ha explicado la pirámide de planificación de la protección de las infraestructuras críticas. Seguidamente, ha enumerado las líneas de actuación sobre las que trabaja el CNPIC son: desarrollo normativo, desarrollo tecnológico, anti-drones o contramedidas y proyectos.

Ferreira Redondo, ha señalado durante su explicación los diferentes usos posibles de los RPAS. “Hablamos de sistemas de aeronaves y de sistemas anti-drones, a mí esto me genera un poco de conflicto”, aclara el ponente. Insiste, además, en que aunque no debemos olvidar las posibles amenazas generadas por un drone, es importante y preferible desarrollar y perfeccionar la tecnología necesaria para el desarrollo y uso correcto de estos vehículos no tripulados: “Habría que dar una vuelta a la legislación y articularlo todo (…), articular el uso de los drones y de los sistemas anti-drones”, afirma Ferreira.

Ha mencionado el proyecto presentado ha sido el Drones4cip. Este sistema permitiría, ante cualquier alarma, detectar con anterioridad si se trata de una amenaza real o tan sólo ha sido un error, una falsa alarma. Igualmente ha remarcado que ”los drones deberían estar para emergencias, y no para Glovo o Amazon ocupen todo el espacio”. Posteriormente ha presentado el Dronecaptor, el sistema integrador de anti-drones a nivel global.

Rafael Falagan, Director Comercial de Comunicaciones Seguras y Radio-monitorado de Rohde & Schwarz, ha presentado durante su intervención el sistema ARDRONIS, su “Solución de identificación automática de drones radio-controlados”.

“La capacidad de R&S es ser capaces de ver o que pasa en el espectro con la mayor precisión posible, y eso es lo que hacemos con los receptores”, ha aclarado Falagan. Seguidamente, ha mostrado algunos ejemplos relacionados con los receptores que trabajan en la empresa. De las capacidades de R&S nace la solución ARDRONIS. Esta se basa en la radiofrecuencia, la detección de la señal, la identificación de la misma, la caracterización de señales y la clasificación de amenazas. En cuanto a las especificaciones de ARDRONIS, Rafael Falagan ha señalado, entre otras, el radiocontrol vía FHSS, vía Wi-Fi, vía bluetooth o vuelo autónomo. Existen cuatro paquetes de este sistema: detection, direction, disruption y protection.

Otro tipo de detección de drones que en R&S trabajan es GUARDION, el cual desarrollan en colaboración con otras dos empresas. “El elemento fundamental desde el punto de vista de la detección que se añade es el radar (…) además de algunos otros componentes”, aclara Falagan. Además, tal y como comenta el Director Comercial de Comunicaciones Seguras y Radio-monitorado de Rohde & Schwarz, se incluye un dispositivo que lanza impulsos electromagnéticos. Todo ello compone el producto GUARDION.

Fernando Fernández, Director Técnico del Operador Policial de la Policía Municipal de Madrid, ha comenzado su ponencia presentando la estructura orgánica del área de la Policía Municipal encargada de los servicios de drones. A continuación, ha mostrado y argumentado los sistemas RPAS utilizados en la Policía Municipal de Madrid. Asimismo, ha explicado a los asistentes a través de unos vídeos algunas de las operaciones o tests que han realizado con drones.

“Cuando un agente está de servicio (…), todo lo relacionado con aeronáutico se reporta a a la agencia estatal de seguridad aérea”, declara Fernández. Los comunicados de las diferentes infracciones con drones se derivan a las correspondientes administraciones. A los agentes se les instruye acerca de estos procedimientos, debido a la gran cantidad de espacio aéreo que controlan.  Igualmente, menciona que la Policía Municipal de Madrid se encarga de dar charlas en los colegios acerca de seguridad vial, y a los conferenciantes que acuden a las escuelas para hablar con los niños se les anima a que avisen a los jóvenes de que, si desean poseer un vehículo aéreo no tripulado, deber conocer que existen limitaciones acerca de dónde volar y cómo hacerlo.

Fernando Fernández ha revelado a los asistentes que están involucrados en el Proyecto Aladdin. Se trata de un proyecto que aglutina los distintos sistemas (ya que ninguno es 100% efectivo por separado) para que identifiquen, clasifiquen y lleguen a tomar decisiones solos acerca de drones maliciosos o sospechosos. Según el Director Técnico del Operador Policial de la Policía Municipal de Madrid, se hizo en febrero de este mismo año una demo de prueba. En cuanto a los tipos de misiones, Fernández ha destacado tres principales: vuelos programados, vuelos de urgencia (señalados con menos de 10 días de antelación) y vuelos de emergencia (se activa un sistema informático que hace a todos conocedores de esta emergencia).

Acceso a la galería fotográfica

 

 

 

 

 

Compártelo en las redes sociales