Tecnologías

Tecnologías

Flock 93, el sueño de Rusia de un enjambre de 100 aviones no tripulados

UAV de despegue vertical ruso Takhion

En una exposición de seguridad en Moscú, investigadores de la Academia de la Fuerza Aérea más antigua de Rusia, presentaron una visión del futuro de la guerra: un enjambre de aviones no tripulados, con más de 100 unidades, cada uno de los cuales transportaba una pequeña carga explosiva, diseñada para destruir convoyes de vehículos.

Aunque hoy en día esté muy lejos de la realidad, esta tecnología constituye una importante declaración de intenciones.

Las proyecciones de las capacidades futuras son importantes porque determinan el desarrollo de las armas y los instrumentos en el presente. El hecho de que Rusia vea a los aviones no tripulados armados como una parte futura de sus planes de combate, podría influir en la forma en que las naciones desarrollen instrumentos contra ellos, incluso si los planes nunca se materializan.

Conocido como Flock-93, el concepto de enjambre que se exhibe en la exposición de seguridad Interpolitex-2019 de Moscú, está siendo desarrollado por la Academia de la Fuerza Aérea de Zhukovsky, junto con Autonomous Aerospace Systems – GeoService, con sede en Krasnoyarsk, y el Grupo Kronstadt, con sede en San Petersburgo.

“Estos son especialistas, no ajenos a la experimentación, que tienen una visión a largo plazo de cómo los UAVs deben servir al Ejército ruso”, dijo Samuel Bendett, un analista de investigación del Centro de Análisis Naval.

Como se ha señalado, los drones del Flock-93 tendrán alas voladoras y capacidad de despegue y aterrizaje vertical (VTOL), lo que promete flexibilidad y alrededor de 95 millas de alcance a sus objetivos. Mientras que muchos aviones no tripulados han montado rotores de estilo cuadrático en la parte superior para su elevación vertical, incrustarlos en el cuerpo de un ala voladora, especialmente uno lo suficientemente barato como para utilizarlo en grandes enjambres, parece un obstáculo de enormes proporciones. Dicho esto, ya se han diseñado aviones no tripulados con rotores dentro del ala, sin flaps, con lo que se consigue un perfil de radar más bajo que el que habría tenido con ellos.

Hacer enjambres de drones VTOL significa que pueden operar desde cualquier lugar donde la gente a pie pueda llegar y colocarlos. Pensamos que las máquinas voladoras son, en gran medida, una función de la Fuerza Aérea, pero es probable que, gran parte del futuro implique que los aviones no tripulados añadan los ataques aéreos como una capacidad de infantería.

“Los rusos piensan que los enjambres serán un arma eficaz en la lucha contra terrorista y adversarios de alta tecnología”, dijo Bendett, un becario de estudios rusos en el Consejo de Política Exterior de Estados Unidos (American Foreign Policy Council). “Sobre la base de lo que los rusos han visto y aprendido en Siria, que es la experiencia militar rusa más importante hoy en día, se puede conseguir un efecto perjudicial grave, con un ataque de enjambres de vehículos aéreos no tripulados”.

La carga útil planeada para cada uno de los drones del Flock-93 es de 5.5 libras de explosivo, que será apuntada mediante un “sistema de visión monocular” con una precisión garantizada de pulgadas, no en pies. Los objetivos de este enjambre son los camiones y los vehículos ligeramente blindados, lo suficientemente grandes como para emplear un explosivo desde el aire, pero lo suficientemente pequeños y desprotegidos como para que sean eficaces.

Mientras que los enjambres de aviones no tripulados son una buena respuesta a los sistemas antidrón de un solo disparo, una variedad de sistemas, desde interferidores, láseres disparados en secuencia, hasta armas de microondas de alta potencia, pueden ser efectivos contra múltiples objetivos en el cielo. El hecho de que existan contramedidas tiene que ser sopesado con la utilidad deseada del sistema diseñado, pero no es el mayor obstáculo al que se enfrenta el Flock-93, pues: “Rusia aún no ha demostrado un enjambre de vehículos aéreos no tripulados en acción”, dijo Bendett. “Así que la afirmación de que el Flock-93 tendrá docenas de UAVs es interesante, pero que no hemos visto a Rusia trabajando con un número tan grande de sistemas aéreos no tripulados, al menos no públicamente”.

Algunos experimentos más pequeños, un número que se cuenta con los dedos de la mano, lugar de docenas, han sido intentados por organizaciones como la Fundación de Investigación Avanzada, el análogo ruso de DARPA, y ERA Technopolis.

La Academia Zhukovsky profundizó en el papel del enjambre Flock-93, diciendo que “si el avión no tripulado líder del enjambre es destruido por el fuego enemigo o se pierde por una razón u otra, sus funciones se transfieren a otro vehículo que antes seguía al líder”. Así tiene lugar la reconfiguración del enjambre, hasta la pérdida de los dos últimos dispositivos.”

Este énfasis en que los robots militares puedan seguir incluso después de la pérdida de un líder designado, es algo que ya hemos visto antes, en el diseño de un robot serpiente explorador de cuevas ruso.

En cuanto a la autonomía del sistema, el énfasis parece estar más en la ejecución que en la dirección. Aunque el enjambre se construirá para navegar en coordenadas previamente trazadas, estará diseñado para ser dirigido desde aviones con tripulación humana o estaciones de control en tierra.

Dado el potencial de 550 libras de explosivos voladores, distribuidos en 100 robots aéreos semiautónomos, el control humano parece esencial, aunque también será una propuesta difícil.

Fte. C4ISRNET

Compártelo en las redes sociales