Industria

Industria

Jefe de la Fuerza Aérea Italiana: Es hora de pensar en la próxima generación de aviones de combate

Desde su origen, la aviación militar se ha enfrentado a dos retos: cómo contrarrestar las capacidades aéreas del adversario y cómo generar e integrar efectos en el campo de batalla de superficie. Si bien el primer desafío es compartido por los otros ejércitos, es innegable que la Fuerza Aérea sirve para algo más que para sí misma: permitir que los otros componentes maniobren y operen.

Estos dos desafíos siguen existiendo hoy en día y, aunque no han sido alterados en su esencia, se ven agravados por el elevado ritmo de la innovación tecnológica.

En cuanto a la capacidad de contrarrestar a los posibles adversarios, debemos tener en cuenta que las nuevas fronteras de los vuelos hipersónicos y las operaciones suborbitales serán el campo de batalla potencial del mañana. Actores malintencionados ya están empleando enjambres de aviones no tripulados para atacar infraestructuras críticas, por lo que tenemos que centrar nuestros recursos en adelantarnos a las posibles amenazas que plantean las nuevas tecnologías. En nuestro empeño por innovar y adoptar nuevos sistemas, debemos aspirar constantemente a la integración de los sistemas de armas en servicio con los de la próxima generación.

Nuestra flota en servicio, en su mayoría aviones de cuarta generación, está siendo presionada mucho más allá de lo que se creía posible hace sólo un par de años, y simultáneamente hemos abrazado con el F-35 la transición hacia la quinta generación, una revolución tecnológica y cultural con muchas implicaciones.

Más específicamente, la tecnología de fusión de datos brinda la oportunidad, más que nunca, de recibir y fusionar información en tiempo real de varios sensores, generando un claro conocimiento de la situación y superioridad de la información. Y eso no es todo. Además de la fusión de datos, tenemos una increíble capacidad para distribuir la información, lo que refuerza la cobertura operativa de los sistemas de armas actuales.

La Fuerza Aérea Italiana es pionera en la integración de los sistemas en servicio, en un escenario de guerra de quinta generación; y a medida que progresamos, nos damos cuenta de que podemos hacer realidad todo el espectro de las acciones y efectos de la quinta generación mediante una combinación equilibrada de sistemas en servicio y de quinta generación. A esto lo llamamos “transformación de quinta generación”.

Sin embargo, la capacidad de ser eficaces en los escenarios que tenemos por delante requiere mucho más que tecnología, y eso nos lleva al segundo desafío: crear, proporcionar e integrar efectos no sólo en la batalla terrestre y marítima, sino también en (y a través de) los dominios cibernético, de guerra electrónica, suborbital y espacial. Exige una mentalidad totalmente nueva: una transformación de quinta generación de toda la Fuerza Aérea. La capacidad de obtener y mantener la superioridad de la información será necesaria, pero no suficiente, para asegurar que, siempre estemos uno o más pasos por delante de posibles adversarios. La calidad, oportunidad y reactividad de nuestros ciclos de decisión también deben mejorar, desde la superioridad de la información hasta la superioridad de la decisión.

Ser capaz de tamizar grandes cantidades de información fácilmente disponible y orientar la aplicación de la energía aérea con rapidez y precisión será nuestro reto de “siguiente nivel”.

Incluso hoy, mientras nuestros sistemas de quinta generación avanzan por su propio camino de excelencia, integrados con los sistemas existentes, es hora de empezar a pensar en la sustitución del Eurofighter, cuya vida operativa finalizará alrededor de 2040.

Tenemos que actuar con diligencia para mantener una capacidad industrial y de defensa nacional de vanguardia. Nuestras naciones homólogas ya se están moviendo, y no podemos permitirnos quedarnos atrás. En estos momentos, dos proyectos internacionales están sobre la mesa: el programa Future Combat Air System y el programa Tempest.

Personalmente, estoy muy satisfecho con la decisión de Italia de adoptar el proyecto ingés Tempest y de empezar a trabajar juntos en el desarrollo de un avión de sexta generación. La cooperación institucional, industrial y tecnológica entre Italia y Reino Unido se remonta al programa Tornado, que dio vida a una relación que se desarrolló en el programa Eurofighter y se estrechó aún más con la experiencia del programa F-35.

La sexta generación aún no ha sido claramente definida, pero debemos pensar ahora en lo que necesitaremos dentro de 20 años. Podría ser inteligencia artificial, armamento de energía directa o la posibilidad de integrar y dirigir enjambres de drones desde un equipo que actúe como un sensor en sí mismo a través de su capacidad de adaptar su propia ” envoltura “.

El mayor reto será para la industria. El programa será un factor de atracción para la industria nacional para el desarrollo de tecnologías futuras que aún no existen.

La larga cooperación entre Italia y Reino Unido, desde la tercera generación de aviones, ha producido una experiencia fundamental en la que confiamos, y que nos permitirá obtener el mejor activo para los escenarios del mañana.

Como el F-35 se integra hoy con el Eurofighter, se integrará mañana con el Tempest en un entorno de operaciones multidominio.

Fte. Defense News 

Tags: ,

Compártelo en las redes sociales