Tecnologías

Tecnologías

La búsqueda de IA de Rusia está impulsada por el Estado, incluso más que la de China. ¿Podrá funcionar?

Más que los gobiernos occidentales e incluso más que el de China, el Gobierno ruso está tratando de posicionarse como un facilitador de la innovación en inteligencia artificial (IA), la tecnología que Vladimir Putin dijo que conducirá a quienquiera que la domine a una ventaja global. Rusia busca “seguir nuestro propio camino”, dijo el primer ministro Dmitri Medvédev, tomando prestadas las palabras de Lenin de 1917, sobre varias ideologías anticapitalistas para describir el intento de su gobierno de sacudir el mundo en el siglo XXI.

Aquellos que dudan de que, este singular enfoque estatal pueda tener éxito, harían bien en recordar que la Internet y las telecomunicaciones móviles actuales surgieron de una investigación financiada por el Pentágono, que la Unión Soviética lideró la Carrera Espacial durante una década y que los astronautas estadounidenses actualmente ascienden a órbita en cohetes rusos.

E incluso, cuando estaba dando los toques finales a su estrategia nacional de IA, que exige la financiación de iniciativas de gestión de datos, educación y ciencia en todo el país, el Gobierno de Putin estaba aumentando su presupuesto de seis años de 1.300 millones de dólares a principios de este año a los aproximadamente 6.100 millones de dólares anunciados cuando se puso en marcha la estrategia en octubre.

Una de las dificultades a las que se enfrenta el desarrollo de la alta tecnología rusa es la fuga de cerebros, y la anémica “cultura de la puesta en marcha”, que retrasa los avances tecnológicos. Incluso los miembros del gabinete de Putin reconocen la “falta de ciclo de innovación” para los jóvenes empresarios del país, la ausencia de infraestructura de alta tecnología, apoyo financiero y marcos legales. Sin embargo, a pesar de la fuga de cerebros, Moscú sigue teniendo una mano de obra con educación STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics), jóvenes capaces e inteligentes en toda Rusia rebosantes de ideas que, si se dan las condiciones adecuadas, podrían empujar a Rusia a las filas de las naciones que marcan tendencia en materia de alta tecnología.

Pero necesitan la combinación adecuada de tutoría y apoyo financiero, razón por la cual la Federación Rusa se encuentra en medio de un programa sin precedentes para literalmente levantarse por sí misma con sus “bootstraps de alta tecnología”.

Uno de estos esfuerzos más conocidos es el Skolkovo Innovation Cluster, a menudo denominado “Silicon Valley” ruso, cuyo objetivo es ayudar a sus participantes a desarrollar y comercializar sus productos de IT. Sin embargo, Skolkovo, lanzada en 2010 por el entonces presidente Medvedev como un modelo de “proyecto nacional”, se encontró con la realidad de que el mercado ruso de alta tecnología era simplemente demasiado pequeño, subdesarrollado o inmaduro para absorber adecuadamente tales resultados. Esto llevó a muchos desarrolladores de IA de Skolkovo a llevarse sus logros “en marcha”, buscando asociaciones con empresas europeas, americanas y asiáticas.

Así que el gobierno ruso ha estado tratando de fomentar sus propios mercados internos para los productos. Uno de esos esfuerzos es la Iniciativa Nacional de Tecnología, un programa nacional que identifica y apoya los nuevos mercados de tecnología. El objetivo del NTI es crear y dar apoyo logístico y financiero a la infraestructura especial y a los centros técnicos que tienen como objetivo reunir a la comunidad rusa de alta tecnología y de nueva creación. Por ejemplo, el NTI está financiando el Centro Nacional de IA de Rusia en el MIPT, una de las mejores universidades STEM del país.

De hecho, ya hay éxitos de la IA del sector privado en Rusia, una lista creciente de compañías que han ganado respeto y reconocimiento mundial a pesar del estado de la cultura empresarial del país. Entre ellos se encuentran NTechLab, que realiza el reconocimiento facial; Yandex.ru, el mayor motor de búsqueda en Internet de Rusia y el equivalente más cercano de Google en el país; y Zyfra, un proveedor de soluciones de análisis de datos para las industrias extractivas.

A pesar de estos éxitos en el mercado, la financiación gubernamental está a punto de desempeñar el papel más importante en la investigación de la IA en un futuro previsible. En la industria financiera, por ejemplo, el principal adoptador comercial de la IA es el mayor banco del país apoyado por el Estado, Sberbank. A principios de este año, el banco se asoció con un fondo de capital de riesgo en fase inicial y un acelerador de 500 empresas de nueva creación para proporcionar una plataforma para que las empresas rusas de nueva creación hicieran su debut en Silicon Valley. Y lo que es más importante, el banco se encargó de la redacción y desarrollo de la hoja de ruta nacional de la IA. Esta mano dura del Gobierno ha sido denunciada por los críticos, que buscaban un papel más importante del sector privado ruso en este esfuerzo.

Otras formas en que el estado está financiando la investigación de alta tecnología incluyen 1) la asociación de NTI con la empresa estatal rusa Venture Company, cuyo fondo de 30.000 millones de rublos, aproximadamente 450 millones de dólares, tiene como objetivo “crear un mercado maduro de capital de riesgo que convertirá a Rusia en un líder en el desarrollo tecnológico mundial” y 2) el Fondo de Inversión Directa de Rusia, otro esfuerzo importante para apoyar a más empresas del sector privado que desarrollan IA.

Estos y otros esfuerzos del Estado ruso para generar resultados de alta tecnología en la fase inicial de la IA merecen atención por tres razones.

En primer lugar, se trata de un esfuerzo de arriba hacia abajo por parte del estado, para imitar la flexibilidad y capacidad de respuesta del mercado del sector privado de Estados Unidos. Las estructuras de gobierno y las burocracias rusas apenas se conocen como ágiles o adaptables. Tampoco está claro si las burocracias estatales rusas serán capaces de gestionar adecuadamente la vasta financiación destinada a tales proyectos, y recuerden que la cantidad prevista se ha quintuplicado este año. Estos enormes presupuestos gubernamentales han sido a menudo un imán para la apropiación indebida.

En segundo lugar, la relación del Estado ruso con su incipiente sector privado ha sido, en el mejor de los casos, mixta, y será interesante observar hasta qué punto los empresarios rusos depositan su confianza en las instituciones gubernamentales. Todo esto está sucediendo en el contexto del crecimiento de las tecnologías de la información y las comunicaciones de Rusia, que está atrayendo la atención de los socios e inversores internacionales.

Por último, la mayoría de las instituciones académicas rusas en las que puede estar teniendo lugar el desarrollo de la IA, como el MIPT, son universidades apoyadas y financiadas por el Estado, lo que pone de relieve una vez más la mano del gobierno, en las que una vez prevalecieron en Occidente y en otros lugares esfuerzos más ágiles por parte del sector privado. Estas escuelas incluyen algunas de las mejores universidades STEM del mundo, pero pueden verse afectadas por cuestiones y preocupaciones gubernamentales y estatales.

En este momento, Estados Unidos se encuentra en una posición única, en lo que respecta a la inteligencia artificial, ya que su sector privado ha madurado hasta el punto de poder incluso dictar sus términos al Ejército estadounidense. Sin embargo, otros países están siguiendo caminos diferentes, con un importante apoyo y financiación estatal, en los que el sector privado desempeña un papel menor, aunque creciente.

Hoy en día, el Estado y la sociedad rusa se han embarcado en un experimento de gran envergadura para poner en marcha su cultura de innovación de alta tecnología. Igualmente, importante en un futuro próximo será el desarrollo del sector privado de alta tecnología en Rusia, que es independiente del apoyo estatal, a pesar de algunas de las dificultades que está encontrando a lo largo del camino.

Fte. Defense One 

 

Tags: , ,

Compártelo en las redes sociales