Tecnologías

Tecnologías

La Fuerza Aérea de EE.UU. no tiene prisa en un avión de combate de nueva generación

Next Generation Air Dominance (Propuesta de Boeing)

La Fuerza Aérea de Estados Unidos se está tomando su tiempo para decidirse por un diseño de caza de próxima generación, a la espera de aprovechar las lecciones aprendidas del avión F-35 y apostando por tecnologías prometedoras, de acuerdo con un alto cargo.

Las opciones que se están discutiendo están todavía en la etapa conceptual, ya que el caza más moderno, el F-35 de quinta generación, está “saliendo fábrica”, según el teniente general David Nahom, subjefe de personal de la Fuerza Aérea para planes y programas.

“No tenemos prisa”, dijo Nahom a Defense News en un aparte durante la International Fighter Conference, una reunión de miembros de la industria y del Gobierno sobre el tema de las potencias aéreas, que tuvo lugar en Berlín, Alemania. Señaló que las entregas previstas del F-35 y la edad relativamente joven de la flota F-22 permiten que la USAF sea exigente a la hora de avanzar con la Next Generation Air Dominance.

En resumen, la Fuerza Aérea quiere mantener sus opciones abiertas el mayor tiempo posible para un arma, cuya fuerza de combate no radique únicamente en el avión, sino en la fusión de hardware y software, un concierto aerotransportado de nubes de datos, inteligencia artificial e interconectividad ilimitada.

“No queremos quedarnos atrapados en una plataforma”, dijo Nahom. “Es una forma muy diferente de abordar el problema.”

No obstante, la USAF tiene previsto sentar las bases necesarias para impulsar el dominio de la información y los datos (organización, análisis, difusión), como un elemento clave para la futura guerra aérea. Con ese fin, se incluirá una “inversión significativa en la columna vertebral digital” en la próxima solicitud de presupuesto, dijo Nahom.

Mientras la Fuerza Aérea estudia sus opciones, sus analistas han evitado el término “avión de sexta generación” como sucesor del F-35 porque no está claro qué tecnología de vanguardia se desarrollará a continuación. “¿Cuáles son las características de la sexta generación? No lo sé”, dijo Nahom.

“El sigilo es importante”, añadió, refiriéndose a una de las características anunciadas del F-35. “Pero la velocidad también lo es.”

La Fuerza Aérea tiene como objetivo desarrollar rápidamente una nueva capacidad una vez que el trabajo teórico haya terminado. Es por eso, por lo que ahora hay un énfasis renovado en los procesos de ingeniería y en el desarrollo de algoritmos que Nahom dijo que, tendrán que estar listos mucho más rápido que en los programas de aeronaves anteriores.

El jefe de adquisiciones de la Fuerza Aérea, Will Roper, ha establecido un hito, para el desarrollo de una aeronave en un plazo de cinco años. “Basándonos en lo que la industria cree que puede hacer y en lo que mi equipo me diga, tendremos que establecer una secuencia de lo que pensamos que es construir un nuevo avión desde cero. Ahora mismo, mi estimación es de cinco años. Puede que me equivoque”, dijo a Defense News en una entrevista en septiembre. Entre la gran cantidad de información que la USAF tiene sobre el futuro de la guerra aérea, se hacen eco los dos proyectos europeos destinados a construir un arma de última generación: el Tempest, dirigido por los británicos, y el Future Combat Air System, franco-alemán-español. Ambos programas también se basan en la premisa de que las nubes de datos, impulsadas por la inteligencia artificial, pueden convertir piezas de metal voladoras en armas de última generación.

En el caso del programa continental, se prevé que, un ” combate en la nube ” sea ” el océano que se extiende entre las islas de las plataformas “, dijo en la conferencia el general de división francés Jean-Pascal Breton.

Pero Nahom señaló una diferencia en el modo de pensar estadounidense, cuando se trata de penetrar el espacio aéreo disputado, una habilidad clave que se requiere de todos los futuros aviones de guerra: mientras que los europeos parecen percibir la tarea como si se tratara de burbujas dispersas de sistemas de defensa aérea en constante mejora, la visión de E.E.U.U. es que cualquier espacio aéreo pueda ser contestado en cualquier momento.

Eso significa que una aeronave de próxima generación estará constantemente comprometida en la misión de abrirse camino a través de las defensas enemigas, en cómo encontrar los agujeros en una serie interminable de queso suizo, dijo Nahom.

Fte. Defense News 

Compártelo en las redes sociales