Industria

Industria

Las 5 Predicciones Tecnológicas más importantes del Gobierno Federal de EE.UU. a tener en cuenta en 2020

(Imagen Centro de Tecnologías Avanzadas de Aragón)

Conversaciones con líderes del Gobierno, mantenidas por Tommy Gardner, chief technology officer of HP Federal, apuntan a algunas áreas de interés común.

El Gobierno federal de Estados Unidos ha tardado un tiempo en subirse por completo al tren de las tecnologías emergentes, pero a medida que se acerca el año 2020, está claro que muchas agencias gubernamentales están listas para subirse y liderar el tren de las nuevas tendencias digitales.

¿Cuáles son las tecnologías que probablemente atraerán más atención? Ciertamente, varia dependiendo de la agencia que se trate, ya que cada una tiene una misión, un presupuesto y una perspectiva única del valor de las diversas tecnologías. Pero en general, en mis conversaciones con los líderes del gobierno, han coincidido en algunas áreas de interés común.

Estas son mis predicciones tecnológicas, en lo que al Gobierno federal concierne, para el año 2020:

  1. Salto cuántico de la computación cuántica.

Se trata probablemente la más descabellada de las tecnologías, pero eso no va a impedir que el Gobierno Federal continúe explorando las posibilidades en torno a la computación cuántica en el próximo año.

Mientras que las computadoras tradicionales se construyen alrededor de 1s y 0s, o lo que llamamos “bits”, las computadoras cuánticas usarán bits cuánticos subatómicos o “qubits”. Se cree que esta tecnología, aún en desarrollo, podría eventualmente resolver problemas en minutos en lugar de miles de años. De hecho, Google afirmó que había alcanzado la “supremacía cuántica” en octubre de 2019 con su chip, completando una tarea en 200 segundos, que las investigaciones estimaron que le tomaría a una supercomputadora actual 10.000 años o más. Esto podría acelerar dramáticamente la forma en que la gente puede crear muchas cosas, desde medicamentos hasta automóviles o nuevas fuentes de alimentos.

China ve la computación cuántica, como el próximo frente en su batalla económica con Estados Unidos, por lo que está decidida a ser la líder de este próximo gran salto tecnológico. Pero el Gobierno de Estados Unidos se está posicionando para competir. A finales de 2018, firmó la National Quantum Initiative Act, que comprometió 1.200 millones de dólares para la investigación de inteligencia cuántica. Más recientemente, el Departamento de Energía comunicó que proporcionaría 40 millones de dólares para investigación para desarrollar software de computación cuántica. Y en mayo, una subcomisión de la Casa Blanca emitió una “solicitud de información”, con la que busca aportes externos, acerca de la forma en la que el Gobierno de Estados Unidos debe continuar con la investigación cuántica. Pero, incluso con esta inversión, Estados Unidos se está quedando atrás del resto del mundo en este campo.

En 2020, se espera que el impulso a la ciencia de la información cuántica se intensifique a medida que los gobiernos intensifiquen su apuesta.

  1. Todo como un servicio se convierte en algo normal.

A medida que las necesidades tecnológicas de los puestos de trabajo han ido creciendo, deja de tener sentido que las agencias gubernamentales manejen muchas operaciones de TI internamente. Tomemos como ejemplo la gestión de dispositivos. Cuando una organización compra computadoras, tiende a comprarlas todas de una vez, lo que significa que hace una gran inversión por adelantado. Luego, tienen que formar personal interno para manejar y mantener esos dispositivos o contratar equipos de mantenimiento externos para hacer el trabajo. Para colmo, a medida que esos dispositivos empiezan a mostrar signos de edad, se tienen que conservar hasta que la próxima oportunidad presupuestaria permita actualizarlos, lo que puede afectar a la productividad de los trabajadores y a su satisfacción en el trabajo.

Pero con un enfoque de dispositivo como servicio (device-as-a-service-DaaS), las compras de computadoras se convierten en un gasto operativo mensual, por lo que la inversión se reparte a lo largo del tiempo. Este sistema garantiza que los usuarios tengan siempre acceso a los últimos dispositivos, que son mantenidos y asegurados por expertos externos. El personal informático de la agencia puede entonces centrarse en asuntos más estratégicos, como la gestión crítica y las funciones operativas más allá del mantenimiento de los dispositivos. He visto que las agencias están más abiertas al modelo de XaaS y DaaS y esperan que la adopción se expanda en el 2020.

  1. La seguridad de la cadena de suministro se vuelve crítica.

Una de las mayores preocupaciones de cualquier cadena de suministro, y especialmente para la tecnología comprada a proveedores internacionales, es el potencial de que los suministradores de piezas se vean afectados de alguna forma por gobiernos extranjeros. Este es un asunto de seguridad nacional, y uno que ha estado en los titulares durante la mayor parte de 2019.

Es una preocupación lógica, y una que espero que se mantenga en la mente en el 2020. De hecho, el respetado experto en seguridad Bruce Schneier, profesor de la Harvard Kennedy School, afirmó recientemente que cualquier parte de la cadena de suministro puede ser atacada, incluyendo las redes 5G emergentes y los nuevos sistemas de información.

Por eso es que las decisiones de compra de tecnología del gobierno son tan críticas. En el pasado, muchas agencias gubernamentales que se preocupan por el presupuesto optaron por comprar computadoras e impresoras de bajo precio y técnicamente aceptables, o LPTA, porque así es como siempre se ha hecho. Con el aumento de las amenazas cibernéticas contra las instituciones gubernamentales en frecuencia y malicia, se recomienda que cada agencia considere la compra de equipos de proveedores con cadenas de suministro fiables.

Yo esperaría que el próximo año hubiera un mayor progreso en torno a la legislación gubernamental, como la recientemente aprobada Resolución 2500 de la Cámara de Representantes y el Proyecto de Ley 1790 del Senado, que tienen como objeto aumentar la responsabilidad en los procesos de adquisición de la nación y hacer que las agencias sean “compradores más inteligentes”.

  1. La tecnología del medioambiente estimula a los trabajadores.

A medida que la oficina del futuro vaya tomando forma y los empleados trabajen cada vez más desde diferentes lugares, la tecnología que subyace en los espacios físicos se adaptará a las necesidades de los empleados remotos. Funcionará en segundo plano, para permitir de forma invisible que las personas se comuniquen y colaboren en cualquier momento y en cualquier lugar.

Este enfoque llamado “computación ambiental” no es completamente nuevo. La idea existe desde finales de los años 80, cuando Mark Weiser, un científico de Xerox PARC, definió su precursor, la “computación ubicua”, en la que imaginaba a las personas interactuando con los ordenadores, desde dondequiera que estuvieran. Por supuesto, la tecnología no existía realmente en ese entonces para hacer que eso sucediera. Las tendencias tecnológicas de Gartner para 2020 se refieren a ella como “multiexperiencia”, y la enmarcan como el reemplazo de “personas instruidas en tecnología con tecnología instruida en personas”. El auge de los dispositivos móviles y conectados y de tecnologías como la inteligencia artificial, la realidad virtual y la realidad aumentada, son todas ellas formas, en que la tecnología ambiental podría convertirse en parte de la vida cotidiana de los trabajadores del gobierno. El auge de los dispositivos móviles y conectados y de tecnologías como la inteligencia artificial, la realidad virtual y la realidad aumentada, son todas ellas formas en que la tecnología ambiental podría convertirse en parte de la vida cotidiana de los trabajadores del Gobierno.

En un futuro próximo, la tecnología podría ayudarnos en todos los aspectos de nuestra vida, desde recomendaciones sobre el tráfico y la conducción, dispositivos conectados con nuestros proyectos y materiales totalmente actualizados, hasta recomendaciones sobre dónde detenerse después del trabajo para la happy hour.

En el 2020, no se sorprenda de oír hablar de más avances en tecnología ambiental y de cómo está jugando un papel integral en cada oficina, incluyendo las agencias gubernamentales.

  1. La Inteligencia Artificial continúa su marcha sobre Washington.

A veces, la inteligencia artificial suena como una tecnología mágica que puede curar casi cualquier enfermedad del gobierno. El hecho es que los algoritmos de IA son excelentes en algunas cosas y no tan buenos en otras. Para las agencias gubernamentales, la IA será cada vez más importante en el año 2020, debido a su capacidad para automatizar tareas que consumen mucho tiempo, como la investigación de datos, y crear eficiencias para los empleados. También presenta increíbles oportunidades para detectar y protegerse instintivamente contra ciberataques desconocidos, imprevistos o de “zero-day” que la mayoría de los programas informáticos no podrían detectar.

Mirando hacia el año 2020, sin duda hay muchas más tendencias que probablemente surjan e influyan en el gasto gubernamental y el uso de la tecnología de la información. Sin embargo, una cosa es cierta: la clave para cada agencia en la próxima década será abandonar el viejo modelo de adquisición de LPTA y, centrarse a cambio en la tecnología que ofrezca mejor eficiencia operativa, productividad y seguridad. Lo más importante para el gobierno es adquirir la mejor seguridad.

Fte. Nextgov 

Compártelo en las redes sociales