Noticias

10
Feb

Los aviones cisterna podrían convertirse en nodos de comunicaciones

Durante décadas, la flota de aviones cisterna ha acumulado horas transfiriendo combustible, transportando tropas y sirviendo como ambulancias aéreas. Pronto, estas aeronaves podrían añadir otra misión a la lista: la transmisión de datos de comunicaciones como parte de la nueva red de la Fuerza Aérea.

Los mandos del Air Mobility Command exploran si los cisterna podrían convertirse en un nodo de comunicaciones en el Advanced Battle Management System (ABMS) (Sistema Avanzado de Gestión de Batalla), dijo el teniente general Jon Thomas, subcomandante de la organización, a Defense News en una entrevista en diciembre.

La Fuerza Aérea está invirtiendo en ABMS, como la tecnología fundamental para conectar sus recursos aéreos, espaciales y cibernéticos con las plataformas de otros cuerpos militares, un concepto que la Fuerza Aérea llama indistintamente mando y control multidominio (MDC2) o control conjunto de todos los dominios (JADC2). La Fuerza Aérea realizó su primera prueba del Advanced Battle Management System en diciembre, en la que participaron, además cazas de la Fuerza Aérea y la Marina, un destructor naval y una unidad del Ejército.

“Tenemos que construir una fuerza en red, respaldado por la arquitectura ABMS, que apoye y sea un elemento de JADC2 en general”, dijo Thomas. “A nivel de teatro de operaciones, la movilidad aérea puede contribuir significativamente a eso, y yo diría que comienza con el avión cisterna”.

Los cisternas son muy adecuados para emplearlos como nodos de comunicaciones, por dos razones, dijo Thomas. Una, se trata de aviones grandes y de cuerpo ancho que tienen suficiente espacio y energía para albergar sistemas de comunicación adicionales. La segunda es su ubicación durante el combate, ya que operaran cerca del espacio aéreo en disputa, lo suficientemente cerca como para que los cazas y otros activos aéreos puedan reabastecerse de combustible según sea necesario antes de regresar al combate, dijo.

“Al estar en esa posición, también surge una gran oportunidad, ya que puede comunicar con muchos activos diferentes, si se dispone del equipo adecuado en el avión cisterna”. Se puede comunicar en línea con otros medios aéreos; y, a la línea de vista posiblemente con algunos activos en la superficie”, dijo Thomas. Si se tiene la capacidad de llegar a la capa espacial y comunicarse, también se puede ser una vía de acceso desde la línea de visión hasta más allá de la línea de visión, a la capa espacial”. Si se tiene una arquitectura espacial resistente, entonces se puede cruzar lateralmente y luego volver a bajar a un punto de entrada en el suelo”.

El más reciente tanquero de la Fuerza Aérea, el KC-46, tiene comunicaciones y sistemas defensivos que le permitirían convertirse en un relevo de comunicaciones sin necesidad de actualizaciones significativas, dijo Thomas.

Mientras, la Air Force está modernizando una parte de sus caballos de batalla, los KC-135, con un conjunto de modificaciones y mejoras, que incluyen el enlace de datos Link 16 estándar de la OTAN, así como otros equipos de comunicaciones que apoyan la transmisión de información clasificada, que denomina “Realtime Information to the Cockpit”, y que Rockwell Collins realizará, con un coste de 49 millones de dólares. “Esto aportará una capacidad de enlace de datos y una capacidad de comunicaciones por satélite en el KC-135, de la que carece en la actualidad”, dijo Thomas.

El Air Mobility Command también quiere realizar más mejoras en las comunicaciones del KC-135 que le permitan convertirse en un nodo de ABMS, y está hablando con Preston Dunlap, el arquitecto jefe de la Fuerza Aérea y gerente del programa ABMS, sobre las formas de involucrar a los aviones cisterna en los próximos “maratones de conexión” que demostrarán si las plataformas no conectadas previamente pueden compartir datos.

“La experimentación es… el siguiente paso”, dijo. “¿Cuáles son las formas de onda adicionales que necesitamos tener para la línea de visión? ¿Cuáles son las formas adicionales que podemos conectar a la capa espacial?”

Un proyecto que ya está en marcha es el experimento Global Lightning, con el que se equipará un KC-135 con equipos para la comunicación con el Starlink de SpaceX, una “megaconstelación” planificada de cientos de satélites en órbita terrestre baja configurada para proporcionar Internet comercial de gran ancho de banda, así como otros equipos de proveedores como Iridium y L3Harris.

“Una cosa es tener que ingeniárselas y hacer un agujero en la piel del avión, y poner una antena y hacer algunos bastidores internos y todo eso”, dijo Thomas. La pregunta más importante será si la Fuerza Aérea puede poner nuevas tecnologías en el cisterna rápidamente y hacerlas crecer con el tiempo, dijo.

“Con demasiada frecuencia, hemos tenido grandes ideas y grandes capacidades en el pasado, que hemos puesto en los aviones”, dijo. “Pero no hemos tenido la capacidad de ir más allá porque, o bien la información es propiedad de cierto proveedor, o bien no hemos construido el tamaño, peso, refrigeración de potencia, gestión térmica que nos permita añadir más equipos o tener más capacidad”.

Fte. C4ISRNET