Tecnologías

Tecnologías

Los británicos quieren un caza furtivo con láseres y misiles hipersónicos

En el Salón Aeronáutico de Farnborough el 16 de julio, el secretario de Defensa británico, Gavin Williamson, presentó una maqueta a escala real del Tempest, el concepto de Reino Unido de un caza furtivo bimotor construido en el país, para que entre en servicio en la década de 2030. El Tempest contará supuestamente con tecnologías de sexta generación, tales como ser opcionalmente tripulado, armas hipersónicas o de energía dirigida, y la capacidad de desplegar y controlar enjambres de aviones teledirigidos. Sin embargo, también puede representar una táctica de la era Brexit para revivir la cooperación de defensa con Alemania y Francia.

Londres ha aportado 2.000 millones de libras (2.600 millones de dólares) al “Team Tempest” para su desarrollo inicial hasta 2020. El principal contratista de defensa, BAE System, lidera el desarrollo con la RAF, con motores de Rolls Royce, la firma europea MBDA integrando armas y la italiana Leonardo desarrollando sensores y aviónica.

Se supone que el diseño se finalizará a principios de la década de 2020, con un prototipo para volar previsto para 2025 y la entrada en servicio de aviones en 2035, sustituyendo gradualmente a los de la cuarta generación de la RAF Typhoon y complementando a los F-35. Este ciclo de desarrollo de diecisiete años se considera ambicioso para algo tan complicado y costoso como un caza furtivo.

La maqueta del Tempest sugiere un caza monoplaza y bimotor de ala delta, con un borde de ataque acodado y dos estabilizadores verticales (aletas traseras) inclinados hacia adentro, como en el caza furtivo F-22. Según el analista Justin Bronk, estos últimos mejoran la maniobrabilidad y sugieren un énfasis en el rendimiento cinemático por encima del sigilo puro. El fuselaje, más grande también, implica un deseo de mayor alcance y carga de armas que la que un F-35 puede desplegar en modo sigiloso. Sin embargo, según se informa, en la presentación no se indicaron parámetros de rendimiento como la velocidad máxima, el alcance, la sección transversal del radar, etc.

Rolls Royce se jacta de que los turbofans de ciclo adaptativo, empotrados sigilosamente en el interior del Tempest, se fabricarán con materiales compuestos ligeros, cuentan con una gestión térmica superior y controles de mantenimiento digitales, y generan grandes cantidades de electricidad a través de imanes en los núcleos de las turbinas.

El excedente de electricidad puede ser de particular interés para alimentar armas de energía dirigida, que pueden ir desde láseres hasta microondas. La Fuerza Aérea de Estados Unidos planea probar una torreta láser defensiva antimisiles para sus jets a principios de 2020, pero la presentación del Tempest menciona el uso de armas de energía directa con fines “no cinéticos”, lo que puede implicar la interrupción o el daño de los sensores del adversario.

El Tempest tendrá una bodega de carga útil interna modular, que puede ser reconfigurada para varios sensores o armas. Junto a la maqueta, se mostraban un misil aire-aire de largo alcance Meteor y un misil de crucero SPEAR-3, y también se enumera la compatibilidad con los misiles “Deep Strike” de próxima generación. La presentación en Farnborough también incluye misiles hipersónicos, que viajan a una velocidad cinco veces superior a la del sonido, lo que dificulta enormemente su interceptación, y enjambres de aviones no tripulados como capacidades ofensivas. Para aliviar la carga de trabajo del piloto, la aeronave utilizaría inteligencia artificial y aprendizaje automático para optimizar el comportamiento del avión no tripulado.

Al igual que el F-35, el Tempest emplearía una amplia gama de sensores pasivos y activos, y su piloto podría ver “a través” de su propio avión mediante un dispositivo montado en el casco, que también podría sustituir a los paneles de visualización de la cabina de pilotaje convencionales. La tecnología “Cooperative Engagement” también permitiría al Tempest fusionar los datos de los sensores con aviones, barcos o fuerzas terrestres amigas empleando sistemas de comunicación y enlaces de datos “reconfigurables”. Esto podría permitir que una plataforma pasara los datos de los sensores a otra plataforma, que podría lanzar misiles sin exponerlo a él.

Sin embargo, las computadoras en red del F-35 han despertado temores de que sea vulnerable a la piratería informática, por lo que la presentación enumera la “resiliencia al ciberataque” como una característica del Tempest. Esto podría plantear retos adicionales, dado los planes para que el avión Tempest sea “tripulado opcionalmente”, lo que significa que se puede volar a distancia sin piloto a bordo, si se prefiere. Se cree que los Vehículos Aéreos de Combate no Tripulados son el futuro de la guerra aérea, pero hasta ahora las fuerzas aéreas han optado por tantear el terreno contemplando la posibilidad de contar con cazas opcionalmente tripulados. Sin embargo, aunque los cazas tripulados opcionalmente ofrecen un medio para evitar poner en peligro a los pilotos en misiones peligrosas, siguen presentando las desventajas de coste y rendimiento de los aviones tripulados.

El programa Tempest se presentó junto con el documento “Combat Air Strategy”, que marca la reorientación del Reino Unido para su preparación para conflictos de alta intensidad y el riesgo que representan las armas antiaéreas modernas. Sin embargo, el documento se centra principalmente en cuestiones industriales y financieras, en particular en mantener la sostenibilidad del sector aeroespacial militar británico, a pesar de los limitados presupuestos de defensa y el coste cada vez mayor de plataformas de altas prestaciones como la fragata Tipo 26.

En cualquier contexto, mirar el proyecto Tempest hasta su conclusión es desalentador. El Tempest en sí mismo es un sucesor del BAE Replica, un concepto de caza furtivo británico de dos asientos, que fue abandonado en 2005, aunque BAE ha aprovechado la tecnología que usó en su creación, para convertirse en uno de los principales socios en el programa F-35. Actualmente, Reino Unido está recibiendo cuarenta y ocho aviones de F-35B para sus portaaviones de clase Reina Elizabeth, y teóricamente planea ordenar noventa F-35 para la RAF. Mientras que un oficial de la RAF en Farnborough afirmó que el Tempest “no tendría ningún impacto” en las adquisiciones de F-35, es difícil prever de dónde provendría el dinero.

Sin embargo, en esta fase, el Tempest es sin duda una pieza de juego político en un Reino Unido en medio del Brexit, que corre el riesgo de quedar aislado de los mercados europeos. Sucede que, sólo unos meses antes, Alemania y Francia anunciaron que Dassault y Airbus trabajarían juntos en su propio programa de jets sigilosos de sexta generación, Future Combat Air System, sin invitar a las compañías británicas, aunque no se descartó su participación final, probablemente en función de cómo se desarrolle Brexit.

En realidad, ambos programas podrían resultar prohibitivamente costosos sin la participación de múltiples países. Dos mil millones de libras es mucho dinero, pero es mucho menos de la décima parte de lo que costaría un programa Tempest con éxito. El escenario preferido podría ser el de un caza furtivo “europeo” que combine los dos programas. Una mirada a las capacidades proyectadas por el FCAS muestra que son ampliamente similares a las del Tempest.

Por lo tanto, el Tempest no sólo puede ser un intento de Londres de conservar un sector aeroespacial nacional capaz de construir reactores sigilosos, sino también de un elaborado cortejo para atraer a las naciones de la UE a reconsiderar la posibilidad de un desarrollo conjunto. De hecho, el CEO de Airbus Defense, Dirk Hoke, hizo un comentario “acogiendo con satisfacción” el programa Tempest. La posible asociación británica con Suecia -productor del caza Gripen- también se especula con frecuencia para el Tempest, y vale la pena señalar que BAE firmó recientemente para ayudar a la TAI turca a producir un caza furtivo TF-X.

Reino Unido, Francia y Alemania han proclamado su intención de desarrollar cazas de sexta generación y lo han respaldado con inversiones iniciales. Sin embargo, probablemente pasará un tiempo, antes de que podamos saber si los respectivos gobiernos pueden sostener los desembolsos financieros a largo plazo, la cooperación internacional y los procesos de desarrollo técnicamente desafiantes para producir el primer avión sigiloso de Europa.

Fte. The National Interest

Tags: ,

Compártelo en las redes sociales