Tecnologías

Tecnologías

Los coches voladores y la U.S. Air Force

La Fuerza Aérea comenzará a trabajar en los autos voladores este otoño, parece que con la finalidad a la larga de sustituir al V-22 Osprey. Pero también se trata de nuevas formas de aprovechar la innovación comercial.

Para ello, este otoño, pondrá en marcha el proyecto Agility Prime, que tiene por objeto aprovechar los esfuerzos del mundo comercial en materia de vehículos voladores y, en última instancia, sustituir al V-22.

Will Roper, secretario adjunto para adquisiciones del Departamento, describió el programa en la reciente conferencia Air, Space & Cyber de la Asociación de la Fuerza Aérea (Air Force Association), como “una oportunidad para mirar hacia dónde va la innovación comercial en los coches voladores”.

Roper dijo que ha solicitado a un equipo del Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea “que proponga una estrategia de adquisición que tenga opciones diferentes a seguir: una competición, un reto, creo que sería una opción muy convincente”. Hemos estado hablando de la idea en la Casa Blanca y en el Departamento”.

No es la primera vez que los militares estadounidenses coquetean con la idea. En 2016, varias unidades de operaciones especiales (SOF), mantuvieron conversaciones similares sobre una tecnología similar. “Hemos tenido varias reuniones con diferentes oficinas de las SOF, con discusiones que van desde los requisitos de plataformas tripuladas hasta no tripuladas, en reuniones abiertas y clasificadas”, dijo a Defense One en ese momento Mark Moore, un ex ingeniero de la NASA que ahora dirige la ingeniería de aviación de Uber, la compañía de transporte de pasajeros.

Estaba impulsando “una forma de inserción en territorio enemigo, con una firma de ruido ultra bajo y una mayor capacidad de vigilancia”, en cierto modo, un coche volador súper silencioso para introducir de forma discreta a unidades de las Fuerzas de Operaciones Especiales detrás de las líneas enemigas.

Pero no surgió nada del intento. “Todavía no hemos convencido a las SOF de que la inserción distribuida tiene sentido, porque no confían en la dependencia de la autonomía que requiere un vehículo de 1 a 2 personas (despegue vertical y elevación). Les gusta poder tocar las espaldas de sus compañeros de equipo, saber exactamente dónde están e insertarlos como una unidad para un efecto de fuerza total”, dijo Moore en ese momento.

Roper espera que el programa Agility Prime sirva de guía para los innovadores comerciales. Lo veo como una oportunidad tecnológica para los programas que impulsan la tecnología, no sólo para ir como tradicionalmente de la exigencia al estado final… En el caso de este programa Agility Prime, tal vez no pueda cumplir la misión completa del Osprey, pero tiene muchas opciones, especialmente en logística”.

Cuando se le preguntó si el producto final se asemejaría a un coche volador, dijo: “La tarea que le di al equipo fue preparar una serie de desafíos, desde cosas que involucrarían vehículos más pequeños, tal vez mover un par de aviadores especiales, hasta cosas que involucraran conjuntos logísticos más pequeños, municiones, comidas, ese tipo de cosas, hasta mover logística pesada.

El programa se alinea con una de las principales prioridades de Roper: atraer inversiones comerciales en tecnología de doble uso.

Fte. Defense One

Compártelo en las redes sociales