Tecnologías

Tecnologías

Más datos, más prácticos y de mayor calidad, gracias sensores con soporte de IA

En todos los sectores y en todo el mundo, los datos se han convertido en el centro de casi todo, incluida la guerra. En la carrera mundial por las capacidades navales sobre y bajo la superficie del océano, países como Estados Unidos, Rusia y China están expandiendo y explorando la tecnología militar más allá de las herramientas tradicionales, como el satélite y el radar, a fin de aprovechar información más precisa y procesable.

De hecho, el Space and Naval Warfare Systems Command (SPAWARSYSCOM), recientemente cambió su nombre por el de Naval Information Warfare Systems Command (NAVWARSYSCOM), para enfatizar que reconoce la información como un “elemento fundamental de la guerra, un concepto esencial de la estrategia de la Marina, y un área de guerra que trasciende los dominios tradicionales del aire, el mar, la tierra y el espacio”, dijo la contralmirante Christina Becker, jefa de la organización, en un comunicado de prensa reciente.

A medida que crece la necesidad de datos – y más precisos -, la tecnología de sensores tradicionales se esfuerza por recopilar información bajo la superficie del mar, dice Chuck Fralick, vicepresidente e ingeniero jefe de la División de Sistemas Marítimos de Leidos. Y, a medida que crece la cantidad de información crítica, también lo hace la necesidad de consolidar y conectar los datos de vigilancia oceánica en una imagen coherente y procesable, particularmente cuando se trata de sistemas de mando, control, comunicaciones, computadoras, inteligencia, vigilancia y reconocimiento (C4ISR).

“El entorno marítimo actual está cada vez más conectado”, dice Fralick. “Necesitamos estar bien informados, asegurándonos de que no sufrimos ninguna sorpresa tecnológica. Poner tecnología inteligente dentro y a lo largo de los buques submarinos para recopilar información nos ayuda a equipar a nuestros marineros y buques para realizar trabajos vitales de la manera más eficiente”.

Hay que introducir nuevos sensores basados en la inteligencia artificial, que puedan expandir y revolucionar intuitivamente las capacidades del C4ISR bajo la superficie del océano.

Los sensores desempeñan un papel cada vez más importante en la anticipación de las amenazas y la protección de las fuerzas. Al aprovechar el aprendizaje de la máquina, estos nuevos sensores permiten a los combatientes detectar e interpretar mejor la información, lo que puede, a su vez, dar una respuesta más rápida y precisa.

“Las capacidades mejoradas de los sensores permiten a los combatientes ver la misma información, pero desde múltiples ángulos o modalidades de sensores, y luego incorporar esos datos en su toma de decisiones”, dice el Dr. Tim Barton, director de tecnología del Grupo de Defensa de Leidos. Barton señala que las innovaciones más importantes de C4ISR en este momento incorporan la detección y vigilancia distribuidas. “Buscamos hacer más con menos, utilizando sensores menos detectables e integración de tecnología, y al mismo tiempo aprovechando el procesamiento de señales de alta potencia para integrar y procesar los datos que pueden proporcionar a los responsables de la toma de decisiones en materia de defensa una ventaja clara y crítica a través de una huella más pequeña”.

Los sensores aprovechan la IA para acceder a datos de vigilancia más completos y procesables

Al hacer uso de un número cada vez mayor de sensores respaldados por la IA, los combatientes que participan en conflictos marítimos pueden obtener mayores conocimientos, mejorar la eficiencia y reducir el riesgo, ya que las herramientas de vigilancia con apoyo de la máquina de aprendizaje pueden combinar mejor los datos dispares, lo que permite obtener una visión más robusta y precisa de la amenaza y el panorama. Al identificar automáticamente los matices de la información, una tarea que antes se realizaba manualmente con las herramientas tradicionales, los primeros en responder pueden moverse más rápidamente, armados con conocimientos más precisos que nunca.

“Si queremos cubrir el océano de manera efectiva y vigilarlo adecuadamente, vamos a tener que aceptar la idea e integrar más sensores”, dice Fralick. “Y eso no tiene que traducirse en grandes inversiones; se trata de sensores diminutos y adaptables que se pueden dejar caer en cualquier lugar, con bajo riesgo”.

Además, en un entorno de amenaza real o de campo de batalla, la ubicación de los activos de obtención de información lo más cerca posible de la zona de conflicto será crucial para evaluar la situación y proteger a los soldados. Estas capacidades están diseñadas para minimizar el riesgo para los combatientes y los buques de alta coste en entornos potencialmente hostiles. Sensores más pequeños, más inteligentes y más adaptables en buques autónomos pueden recoger esos datos en su lugar.

” Se pueden colocar los sensores inteligentes en áreas realmente críticas y de alta tensión, cerca y en contacto con el adversario”, dice Barton. “Si alguien lo desactiva o se lo lleva, no consigue nada más que un montón de ordenadores y algunos sensores. Ese es un escenario de riesgo más aceptable en lugar de poner a nuestros soldados en peligro y ha sido posible gracias a la autonomía y a los sensores”.

Fte. www.leidos.com

Tags:

Compártelo en las redes sociales