Tecnologías

Tecnologías

El nuevo barco de la US Navy recuerda a una navaja suiza

El USNS Herschel “Woody” Williams no es rápido ni está fuertemente armado, pero aunque parezca un carguero comercial, el pertenece a la Armada, en la que es también uno de los buques más útiles.

Llamado “base móvil expedicionaria”, el Woody Williams puede hacer casi cualquier trabajo, ya sea proporcionar apoyo a una flota de cazaminas o potencialmente ser el anfitrión del avión F-35B Joint Strike Fighters. El Williams fue bautizado recientemente por el constructor General Dynamics National Steel and Shipbuilding Company (NASSCO) y pronto se unirá a la Flota.

USNS Herschel “Woody” Williams de General Dynamics

Un blog marítimo, llama al USNS Woody Williams “unsexy,” y para ser honesto no es una declaración injusta. El barco de 90.000 toneladas, de 785 pies de eslora y 164 pies de manga, se basa en el petrolero civil de la clase Alaska, también construido por NASSCO, y a pesar de la pintura gris, sigue pareciéndose a él. Sin embargo, aquí es donde termina la similitud con el petrolero.

El Woody Williams está diseñado como un conector entre barcos que transportan equipo militar pesado, como tanques, vehículos de combate de infantería y obuses, y la costa. Estados Unidos mantiene varios barcos cargados con equipo pesado para el Ejército y el Cuerpo de Marines, pero estos barcos necesitan un puerto o muelle para atracar.

Antes, una invasión anfibia hubiera necesitado capturar tales instalaciones costeras desde el principio, para permitir el refuerzo rápido de las fuerzas asaltantes, mediante buques “roll on-roll off” (RORO).

Con una base marítima expedicionaria cercana a flote, esa necesidad se vuelve menos prioritaria. Los buques RORO repletos de equipo pueden desplazarse lateralmente hasta Woody Williams y transferir el equipo a la base marina flotante. Desde allí, helicópteros de carga pesada como el CH-53K King Stallion y el aerodeslizador LCAC pueden transportar el equipo, incluyendo a carros de combate 70 toneladas, a tierra.

El resultado neto es que las fuerzas estadounidenses pueden atracar sin necesidad de un puerto, ni de capturar rápidamente las instalaciones portuarias, lo convierte a las convierte en menos predecibles y alivia la presión para atacar un objetivo bien defendido.

Fte. Popular Mechanics 

Compártelo en las redes sociales