Tecnologías

Tecnologías

Robot volador absorbe la energía de la batería de otro avión no tripulado en el aire

Un avión no tripulado con una plataforma de aterrizaje para aeronaves más pequeñas se convierte en un recargador portátil. (Kelsey D. Atherton / YouTube captura de pantalla)

Los primeros aviones estaban limitados por la resistencia del piloto humano, por las capacidades de la máquina y por el combustible. En 1923, los pilotos humanos demostraron como el reabastecimiento aire-aire eliminaba una pata de la tríada.

Los drones, máquinas voladoras definidas por la falta de humanos a bordo, podrían reducir el problema de autonomía a uno de resistencia mecánica, con tan sólo encontrar una forma de recargarse en vuelo.

Entre sus muchas tareas, el X-47B Pegasus experimental demostró el reabastecimiento de combustible en el aire en 2015 desde un avión no tripulado, lo que fue un buen presagio para el futuro de los aviones que funcionan con combustibles tradicionales. ¿Pero qué hay de los aviones no tripulados con motor eléctrico?

Los cuadricópteros, tan omnipresentes como limitados por sus cortos tiempos de vuelo, son un candidato ideal su recarga en el aire. Investigadores del Laboratorio de Robótica de Alto Rendimiento (HiPeRLab) de la Universidad de California en Berkeley demostraron esa capacidad de recarga aérea, duplicando el tiempo de vuelo de un avión no tripulado recargándolo.

Las baterías son esenciales para el vuelo del avión como para el funcionamiento de los componentes más pesados del vehículo, llegando a un punto en el que el aumento del tamaño de la batería reduce el tiempo de vuelo. Con la recarga, un avión no tripulado en vuelo estacionario podría mantener más tiempo en el aire.

Afortunadamente para los diseñadores militares, un gran componente de lo que hacen los cuadricópteros es mantenerse estacionarios, por lo que cualquier cosa que prolongue el tiempo de vuelo podría añadir valor a un avión no tripulado.

Con un tiempo medio de vuelo de los cuadricópteros de unos 20 minutos, las tropas tienen que considerar cuál es el mejor uso a dar a ese tiempo limitado. Si una patrulla quiere colocar a un explorador en la esquina de un edificio para captar un movimiento potencial, tiene que esperar que el avión no tripulado vea lo que necesita en ese corto tiempo de vuelo. Con la recarga, un avión teledirigido podría permanecer concentrado en un punto durante más de 40 minutos.

Un tiempo de vuelo de 40 minutos es mucho para un avión no tripulado, pero poco para un sensor de mástil, pero la opción de una torre de sensores temporal, como es el dron que vuela estacionario y que se mantiene a través de una pequeña flota de baterías de reabastecimiento, es probablemente sólo el comienzo.

Los investigadores, después de todo, sólo tienen que probar el concepto. Depende de los diseñadores encontrar un uso y de los ingenieros reproducirlo.

Fte. C4ISRNET

Compártelo en las redes sociales