Noticias

25
Ene

Tactical Combat Casualty Care (TCCC o TC3)

Hoy, los combatientes obtienen las mejores tasas de supervivencia en la historia de la guerra, pero de aquellos que no logran sobrevivir, el 90% muere durante la evacuación. El Dr. Gareth Evans muestra los avances tecnológicos que marcan la diferencia crucial durante la evacuación de las bajas.

Alrededor del 92% de los heridos en combate en Irak y Afganistán regresa a casa con vida, mientras que, en Vietnam, fue solo del 75% y en otros conflictos, las estadísticas han sido aún peores. Pero, aunque las posibilidades de que un soldado herido sobreviva han mejorado indudablemente, existe aún una constante: de los heridos que no sobreviven, el 90% muere antes de llegar a una instalación de tratamiento médico (MTF).

Dos factores son clave para cambiar esto: lo que sucede en los primeros minutos después de la lesión y el nivel de atención en la ruta al hospital. Si sus compañeros y los médicos han recibido la capacitación y disponen del equipo adecuados, la posibilidad de salvar la vida de los heridos mejora considerablemente.

Presentado por primera vez a mediados de la década de 1990 a la comunidad médica de Operaciones Especiales de EE.UU., el Tactical Combat Casualty Care (TCCC o TC3) se ha convertido en la regla de oro para la atención prehospitalaria en el campo de batalla en la mayoría de los miembros de la OTAN y países aliados. Se trata de una doctrina operacional altamente efectiva, diseñada para optimizar las intervenciones y la disponibilidad de los medios necesarios para minimizar las muertes de los heridos en combate.

El TCCC ha impulsado un replanteamiento fundamental de dónde y cómo se despliegan los equipos críticos para salvar vidas y del conjunto de habilidades médicas que deben tener los soldados en general. También ha revolucionado la tecnología médica, que ahora rutinariamente se lleva al campo de batalla.

Como dice Kevin Wheeler, director médico de Survitec, se trata de equipar a todos los combatientes con las herramientas necesarias para atender a sus camaradas heridos y de proporcionarles la capacitación necesaria para que puedan proporcionarles la atención necesaria de manera eficiente y rápida.

En septiembre, Survitec lanzó su Pre-Hospital Care System (PCS), que incluye equipos médicos prehospitalarios de última generación, suministrados por más de 44 empresas líderes, empacados, listos y optimizados para usarlos en el campo, a través de las diferentes fases del TCCC de Care Under Fire, Tactical Field Care y Tactical Evacuation.

“El sistema es una solución de principio a fin, que ofrece un enfoque totalmente integrado”, dice Wheeler, paramédico que ha servido en varios tours como médico en Iraq y Afganistán.

Survitec ha adoptado un enfoque modular y escalable, en el que cada elemento ha sido diseñado por un equipo especializado de médicos militares experimentados y profesionales del rescate para optimizar su facilidad de uso, la velocidad de atención y la movilidad de los equipos.

“Hemos estandarizado los módulos en todo el sistema por varias razones”, explica Wheeler. “Principalmente, para aliviar la carga que supone la capacitación porque existen características y coherencia comunes entre los módulos. Por ejemplo, un kit IV contiene los mismos elementos de acceso por vía intravenosa, ya sea en un kit de Field Care o en un módulo que se use en un nivel más alto de la cadena, lo que facilita el reabastecimiento. Los kits se pueden distribuir de acuerdo con las necesidades de cada puesto, sin que ninguno sea único de alguna manera. Esto es solo un ejemplo, pero hemos se ha usado este enfoque siempre que ha sido posible “.

El PCS cubre una amplia gama de diferentes escenarios traumáticos, como la atención en el campo táctico, movilidad, extracción y cuidados durante la evacuación, mantenimiento de heridos y de víctimas en masa, entornos avanzados, operaciones navales y entornos químicos, biológicos, radiológicos y nucleares (CBRN). Cada uno tiene su propio conjunto de desafíos y, de acuerdo con la literatura de la compañía, los módulos ideados para cumplirlos están destinados a brindar al “médico de combate la capacidad de salvar vidas desde el acceso al paciente en lugar en el que cayó herido hasta su ingreso en una instalación hospitalaria”.

El módulo Field Care proporciona la capacidad portátil de administrar primeros auxilios inmediatos a los combatientes en el lugar de la lesión, en el que fue herido y potencialmente bajo fuego, mientras que el kit Field Mobility permite que los pacientes sean transportados en terrenos difíciles y distancias largas. Los kits de asistencia a víctimas y víctimas en masa contienen los materiales médicos necesarios para mantener a pacientes múltiples hasta 72 horas. Para su uso en posiciones avanzadas, se ha diseñado un kit Far Forward Blood, con el que se proporciona un método seguro para transportar y transfundir sangre antes de llegar al hospital si es necesario, ayudando a evitar que el herido se desangre, que es una de las principales causas de mortalidad en el campo de batalla.

El PCS se completa con un kit de extracción para ayudar al rescate y la recuperación de víctimas, y un kit CBRN para permitir que un paciente afectado sea extraído sin el riesgo de contaminar el equipo de atención o el medio de transporte.

Varios de los módulos también están hechos en versiones impermeables para uso naval.

El mejor equipo del mundo es, por supuesto, inútil en las manos inadecuadas. Para satisfacer esa necesidad, la capacitación cubre desde la familiarización con el módulo y cursos diseñados para enseñar al personal no médico a administrar tratamientos para salvar vidas en una situación táctica o remota, hasta habilidades quirúrgicas tácticas avanzadas.

“La capacitación generalmente se realiza en la base en la que reside el soldado, para abaratar coste y logística”, explica Wheeler. “Es más barato y más fácil enviar a un puñado de nuestros instructores que recibir grupos de 40.

Survitec dio a conocer oficialmente el sistema en la exhibición DSEI de septiembre en Londres y parece que despertó un considerable interés. La Agencia Noruega de Material de Defensa había firmado, ya antes del lanzamiento oficial, un acuerdo con la compañía sueca Promoteq AB, como Integrador del Sistema y Survitec como subcontratista, valorado en 18 millones de dólares durante tres años, con la opción de ampliarlo. Wheeler dice que otros países escandinavos también están mostrando interés y, más allá de eso, dice que Survitec Group tiene una presencia global y que pretende aprovechar su cadena de suministro mundial para desarrollar aún más la capacidad.

Fte: Army Technology