Noticias

21
Dic

Últimas tendencias en protección del soldado

Más ligeras, más fuertes, más inteligentes: las nuevas innovaciones, como la tecnología de sensores, la resistencia a la tracción y los materiales superligeros, están empezando a tener un impacto en la protección del soldado.

La prioridad para la armadura corporal es salvar la vida del usuario frente a las amenazas del campo de batalla, desde disparos hasta traumatismos causados por la detonación de un dispositivo explosivo. Pero no se trata solo de detener las balas. Hay muchos factores que afectan la forma en que se usa la coraza, lo que a su vez afectará a cómo y cuándo se usará. Si es demasiado pesada, demasiado voluminosa, demasiado restrictiva, demasiado caliente, disminuirá la efectividad del usuario en el campo, un hecho que rápidamente se hizo evidente en Afganistán.

La amenaza constante de los artefactos explosivos improvisados significaba que los soldados debían estar protegidos tanto como fuera posible. Sin embargo, al mismo tiempo, el terreno difícil y las duras condiciones ambientales pusieron a prueba la resistencia de los soldados al extremo, lo que significa que, si bien la responsabilidad seguía siendo la seguridad, se necesitaban nuevas tecnologías para minimizar el peso.

Se produjo un gran cambio cuando el chaleco táctico Outer Tactical Vest estándar fue reemplazado por el Outer Tactical Vest (IOTV) en 2007, abordando el equilibrio entre protección y peso con un movimiento hacia mayor modularidad.

Compatible con las más recientes, más ligeras y más protectoras Enhanced Small Arms Protective Inserts (ESAPI) y Enhanced Side Ballistic Insertsel, el usuario puede aumentar o disminuir al IOTV, según sea necesario, y todo el sistema se puede liberar con un tirón, para permitir al usuario soltar la carga en una situación de riesgo de ahogamiento, por ejemplo.

La próxima versión de la protección se centrará en reducir aún más el peso y aumentar la escalabilidad para permitir que el usuario ajuste su equipo, dependiendo del nivel de amenaza y la misión. El nuevo Torso and Extremity Protection System (TEP), en desarrollo en el programa Executive Office Soldier, es parte del nuevo Soldier Protection System. Incluye un chaleco modular escalable, una camisa de combate balístico, un sistema de protección pélvica contra explosiones y un cinturón de combate, cuyo objetivo es liberar peso de los hombros y llevarlo a las caderas.

En su nivel de protección más alto, el TEP proporcionará niveles de protección a la par con el IOTV, mientras que como mínimo consistirá en llevar prendas de coraza blanda bajo el uniforme. La camisa de combate balístico está hecha de una tela transpirable con partes protectoras balísticas más pequeñas incorporadas, para usar debajo del chaleco modular escalable de TEP. El sistema de protección pélvica contra explosiones está diseñado para proteger los muslos y la ingle contra amenazas y quemaduras balísticas. Está previsto que el sistema entre en servicio en 2018 o 2019, después de la finalización de las pruebas balísticas.

La tecnología avanza y se investigan formas completamente nuevas de mantener a los soldados seguros en el campo.

En primer lugar la “armadura líquida”, que es el centro de atención, con empresas como BAE Systems, que buscan aplicar la tecnología a los requisitos emergentes. En junio de 2017, la compañía firmó un acuerdo con la empresa de tecnología de seguridad y supervivencia Helios Global Technologies para hacer justamente esto.

La armadura líquida es un material que se endurece muy rápidamente cuando es alcanzado por un proyectil a gran velocidad, absorbiendo la energía del impacto. Los materiales ofrecen una mayor protección con una masa reducida, una cobertura de área más amplia y una mayor maniobrabilidad del usuario, y también se pueden integrar con otros sistemas, incluida la incorporación a la armadura estándar de Kevlar.

Según BAE Systems, cuando se combina con Kevlar, el flujo reducido de los fluidos en la armadura líquida restringe el movimiento de los hilos de la tela. Esto significa un aumento en el área sobre la que se dispersa la energía de impacto. Por lo tanto, es menos probable que el material se distorsione con respecto a la coraza corporal estándar, que generalmente se dobla hacia adentro cuando impacta una bala, evitando la muerte, pero causando un dolor considerable. De hecho, los estudios muestran que cuando se combinan estos dos materiales ofrecen ‘libertad de movimiento superior y una reducción en el grosor total de hasta 45 por ciento’.

La coraza corporal líquida también la desarrolla la compañía polaca Moratex. Trabajando con el Instituto Militar de Tecnología de Armamento de Polonia, la compañía está aplicando el comportamiento de un fluido no newtoniano (un fluido que no sigue la Ley de Viscosidad de Newton, sino que la aumenta con la tasa de esfuerzo cortante), conocido como Shear Thickening Fluid (STF) a la protección personal. Cuando se integra en una armadura como inserto protector, el STF se endurece al recibir un impacto y dispersa la fuerza recibida obre un área más amplia del cuerpo, evitando así que una bala perfore el cuerpo y reduciendo significativamente la onda de choque, que puede ser tan devastadora para el cuerpo y los órganos internos como la bala en sí.

Además de ser más ligeras que las inserciones balísticas estándar y permitir un movimiento más amplio y natural, las telas tratadas con STF están demostrando ser más cómodas para el usuario.

El US Army Research Laboratory ha puesto a prueba telas balísticas tratadas con STF para medir su transpirabilidad. El informe resultante mostró que, si bien las telas balísticas tratadas con STF mostraron una ligera disminución de la transpirabilidad en comparación con las telas no recubiertas, la tecnología introduce “una penalización no significativa en este aspecto, en comparación con las telas balísticas no recubiertas convencionales”.

De forma similar, D3O ha desarrollado una serie de productos de blindaje para defensa a partir de materiales blandos y flexibles con propiedades de alta absorción de impactos. En su forma cruda, las moléculas del material de la compañía fluyen libremente, lo que le permite ser suave y flexible, pero al recibir un impacto, se unen para disipar la energía del impacto y reducir la fuerza transmitida.

La tecnología de la compañía se ha incorporado a una gama de equipos de protección que incluye chalecos para protección contra impactos contundentes, almohadillas de asiento para transportes de personal blindados y el sistema de almohadillas de casco Trust.

El sistema de almohadillas de casco Trust es un sistema de siete almohadillas que usa un material llamado Decell. Las almohadillas se adaptan a la mayoría de los cascos de combate terrestres, incluido el casco de combate avanzado, y proporcionan comodidad y desaceleración avanzada bajo impacto contundente. Según la compañía, su protección de alto rendimiento excede el nivel requerido de protección en un 33 por ciento en las pruebas de Advanced Combat Helmet a 10 pies / seg.

Mirando hacia el futuro, la investigación está comenzando a moverse en arenas aún más futuristas, desde exo-uniformes a tela maleable, materiales plásticos más ligeros para reemplazar Kevlar, e incluso corazas que pueden curarse después de un ataque.

Fte.: Army Technology